ConPeques

La playa con familia y amigos… La Herradura

En verano es imprescindible una bajada a la playita con los peques. No podemos quejarnos en nuestra provincia de la variedad de paisajes y opciones que nos ofrece el terreno… Granada nos permite disfrutar de la alta montaña, de senderos de todo tipo en la naturaleza, los ríos… y por supuesto, la playa. Quizás nuestras playas no sean tan bonitas como las de Cabo de Gata, Cádiz o Huelva, pero para mí son muy entrañables porque las he disfrutado siempre, especialmente La Herradura.

La Herradura, a última de las poblaciones de la provincia en dirección a Málaga a unos 75 minutos de la capital, es una playa pequeña, protegida por dos grandes salientes rocosos (La Punta de la Mona y Cerro Gordo, que es Parque Natural) que le dan a la playa la forma que le da nombre. Quizá a muchos nos guste más en otoño o primavera, pero está claro que es en verano cuando más la disfrutan los niños. Durante todo el año, en realidad se puede venir a jugar en la arena o en el parque, a dar un paseo por las rocas e incluso llegar a subir a la torre, pero sólo en verano podemos, además, bañarnos.

Me encanta ver a las niñas jugando en la arena, sorprendiéndose por las olas que vienen y van, a veces con una fuerza inesperada que les arranca risas nerviosas. Lo pasan genial con los cubos y la palas, buscando piedras y, por supuesto, en el agua.

La playa de La Herradura es mixta de piedras y arena. La parte más cercana a la Punta de la Mona es toda de piedras, mientras que la parte opuesta es de arena, aunque no te libras de encontrarte más de una piedra.

Por supuesto, no olvidéis si bajáis a la playaa proteger bien a los peques del sol, con crema y gorro y no estaría de mal echar alguna crema para picaduras por si apareciera alguna medusa, que en estos días, tienen invadida la playa (Atentos a la bandera de la playa: si la veis amarilla y el mar está en calama, probablemente será por las medusas)

6 Comentarios

  1. Iván

    Además uno de los encantos de La Herradura es que es un pueblo, por lo que hay tranquilidad a la hora de que los peques cuando crecen salgan solos sin peligros.

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Es cierto. Eso es genial: las costumbres se relajan, se pasa más tiempo fuera con los amigos y mucho menos viendo la tele, por ejemplo.

      Responder
  2. Pequeña planetaria

    Si que lo pasa bien las niñas jugando en la playa, es un gustazo verlas. Y luego por la noche al «boti boti» 😀

    Responder
  3. MMar (Publicaciones Autor)

    Sí. Eso no lo perdonan!

    Responder
  4. iassakka

    Es increible como ese pequeño rincón del Mediterráneo ha significado tanto para varias generaciones ya. Mis padres pasaban sus veranos allí, nosotros hemos pasado nuestros veranos allí, y ahora vuestros hijos pasan los veranos allí. Y es que por mucho que se llene de gente hasta los topes, y que eso se note en la cantidad de basura, coches y plastas de aceite en el agua que hacen que en ciertos periodos de Agosto se haga insoportable, La Herradura siempre tendrá ese «algo» que hace que ver un atardecer sentado en su playa sea más que suficiente para sentirse mejor y recargar el espiritu de esperanza… Y ojalá que sea así por muchos años más…

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Totalmente de acuerdo. Siempre será entrañable para nosotros y ya las niñas la echan de menos cuando nos vamos. En estos días hemos podido conocer nuevas playas, pero claramente no las cambio por esta y por todo lo que La Herradura ha significado para nosotros.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.