ConPeques

Senderismo por río Maitena, a ritmo de peques

El domingo pasado salimos de excursión por la Sierra. Ya había comentado en una entrada anterior que me apetecía mucho salir a andar por la zona de Güejar Sierra. Pues dicho y hecho. Organizamos la primera salida de nuestro grupo de padres con peques después del verano para reencontrarnos y retomar las buenas costumbres: salir a andar, a comer y echar un rato juntos. Siempre es un placer compartir momentos con gente en tu misma situación, desbordados por la tarea de la crianza y con muchas ganas de hacer cosas con familia y amigos.

Y lo pasamos genial.
La idea era dejar los coches en el restaurante donde íbamos a comer, La Fabriquilla, a orillas del río Maitena, desde el cual parte un sendero elevado sobre el mismo río de dificultad baja, ancho (lo que permite incluso ir con nuestro carro de montaña) y que tiene un poco de todo para impresionar a los peques: el río a la derecha al que se puede bajar por varios senderos (incluso escalones en algún punto), puentes, un túnel y moras por el camino… Genial, ¿No? El sendero es de ida y vuelta y llega hasta el restaurante Maitena, aunque nosotros no llegamos tan lejos y nos dimos la vuelta en cuanto los fierecillas empezaron a dar señales de hambre.
El restaurante, situado en una ubicación perfecta y con un amplio aparcamiento, aparentaba ser el ideal para nuestro numeroso grupo (unas 30 personas contado adultos y peques). Las mesas, sobre césped artificial, están justo a la orilla del río, que forma allí una poza donde los peques se pueden bañar y donde viven un grupo de gansos que fueron la atracción del día. Además, en el mismo patio hay columpios y una colchoneta para saltar, por lo que las niñas ( y hablo en femenino porque en nuestro grupo son una amplísima mayoría) lo pasaron genial desde que llegaron.

Lo que no nos gustó tanto del sitio es que, no habiendo comido gran cosa (un arroz y ensaladas), nos metieron una clavada espectacular y que, además, al pedir explicaciones por el precio abusivo, el trato no fue el apropiado. La gente que conocía el sitio de antes hablaba muy bien de él y puede ser que una familia que pida según la carta no se lleve ninguna sorpresa y se vaya con buen sabor de boca, porque ya digo que el sitio es precioso. Por lo que me inclino a pensar que se quisieron aprovechar de un grupo numeroso, lo que pasa es que por culpa de eso han perdido muchos futuros clientes (y reconozco que me da coraje no poder volver, porque estuvimos muy a gusto hasta que nos trajeron la cuenta).

 Para quitarnos el mal rato del cuerpo, después de la comida y del baño en el río volvimos a recorrer el mismo sendero, ahora menos soleado y aprovechamos para que las peques corrieran y saltaran por el monte cual cabrillas. La ruta la recomiendo, porque en el mismo comienzo, pasado el restaurante se abre una explanada junto al río muy sombreada en el que es posible darse un chapuzón, del mismo modo que a lo largo del camino también puedes bajar al río y buscar un buen sitio donde pasar el día.

7 Comentarios

  1. iassakka

    Pues mira, yo ya me estaba apuntando la Fabriquilla como posible próxima comida familiar y después de tu experiencia parece ser que la voy a descartar. ¡¡La clientela hay que currársela!! Bueno, por lo menos pudisteis disfrutar del paseito.

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Pues sí. Alguno de los papis se ha encargado de poner alguna crítica por internet, y es que nos trataron bastante mal… Pero bueno, el día en general estuvo genial.

      Responder
      1. eva

        pues encargate de hablar con propiedad pq ademas de intentar aprovecharte dl trabajo ajeno y jugar con el pan de mis hijos que soy mama tambien eso no es el rio msitena sino el grandioso rio genil.principal afluente del guadalquivir.asi q si creas una pagina con el fin de hacer daño por lo menos informate bien

        Responder
  2. Inma

    ¡Gracias por descubrirme sitios de senderismo para ir con peques!! Yo había hecho rutas por esta zona, pero imposibles para llevarme a la niña. Los restaurantes de río ya se sabe, cuando ven que se les termina el verano… se asuntan y a clavar!!

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      De nada, cuando encontremos un hueco vamos y seguimos investigando y descubriendo senderos 🙂

      Responder
  3. Pequeña planetaria

    Ya flipé bastante cuando me contásteis la historia en persona.
    Bueno, a quedarse con lo bonito de ese gran día de campo y a dar la publicidad que se merecen.

    Besitos

    Responder
  4. Mmar

    Eva, siento que opines así. En primer lugar, disculpa por el error con el nombre de los ríos, como se unen en aquella zona ambos, los tenía confundidos, así que gracias por la aclaración.
    En segundo lugar, creo que como propietaria o trabajadora de un establecimiento tienes que asumir las críticas que se hacen del mismo. Yo no tengo la más mínima intención de hacer daño a nadie ni es ese el propósito del blog. En él sólo hablo de mi experiencia con total independencia y libertad, porque no recibo ningún beneficio económico de lo que escribo, ni lo pretendo. Y lo siento, porque realmente fui al restaurante con unas expectativas muy altas y éstas se me vinieron totalmente abajo con el trato que nos dieron varios empleados, que creo que nunca deben ponerse chulos con unos clientes que manifiestan una queja. Más que la clavada (que lo fue, aunque ya he dicho que seguramente si uno se limita a la carta la puede evitar), lo que nos molestó fue esa actitud de desprecio y de falta de educación. En el post lo había intentado suavizar, pero ahora ya que encima me acusas de algo totalmente injusto, tengo que decirlo claramente. Qué pena que haya gente que no sepa cuidar a su clientela.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *