ConPeques

Una tarde en el teatro

Como muchos ya sabéis, mis gemelillas han cogido esta semana la varicela. Irene, la grande, la tuvo a principios de Navidad y, como ya suponíamos, quince días después les tocaría pasarla a las peques, que han tenido una Navidad muuuuuy larga, porque esta semana, claro, se han quedado en casita. Para el papi también se está haciendo una semana larga, que es el que se puede quedar con ellas por las mañanas y, con lo penosillas que han estado y las ganas de calle que tenían -y tienen-, ha tenido que inventar de todo para entretenerlas.

Así que llevamos unas semanas en estado de semi-enclaustramiento, primero con una, luego con el riesgo de no querer salir mucho para no contagiar a nadie, porque no sabíamos exactamente cuándo podrían empezar el proceso y, finalmente, estos días finales de mimitos.

Pues bien, esta tarde, así, espontáneamente -que es como muchas veces salen mejor las cosas- nos hemos montado un teatro de títeres en el salón. Irene ha encontrado un escenario para marionetas de dedo que le regalaron con unos cuentos y le ha entrado la inspiración. Ha sacado todas sus marionetas de dedo -las originales de los cuentos, las que habíamos ido guardando de otros juegos y unas caseras muy graciosas que habíamos hecho hace un tiempo- y se ha puesto a inventar y crear su propia representación: El Lobo y Caperucita se encuentran en el bosque y a la vez comienzan a gritar: “¡Ahhhhh!”, ¿qué ha pasado? -preguntamos desde el público, -¡Ah, nada,si somos amigos!” 🙂

Al principio todos éramos espectadores pero pronto Alba y Aitana se han animado a participar y han hecho sus propias improvisaciones: “-¡Hola, soy Pocoyo… ¿habéis visto al pollito?. Y nosotros: “Noooooo”. Y luego volvía con el pollito, o con cinco pollitos, uno en cada dedo, jejeje.

Teatro de títeres

Y al final, cuando las peques se han puesto en plan destroyer con el escenario, Irene, genial, ha concluido: “Bueno, que jueguen”.

Ha sido uno de esos momentos mágicos e irrepetibles que te regalan de vez en cuando… (menos mal que lo he grabado 😉 )

Y este episodio me ha hecho pensar en lo que les gusta el teatro, lo que las estimula ir a ver una representación de títeres y cómo esas actividades les dan pie a desarrollar su imaginación. Por ejemplo, una de las cosas que más juego les ha dado han sido los propios títeres que ellas mismas habían hecho conmigo en casa, que son muy sencillos: Unos dibujos de personajes coloreados (o bien impresos o bien hechos por ellas mismas), decorados y recortados que se pegan a unos palos de esos planos que usan los médicos para mirarles la garganta y que se pueden encontrar en las farmacias. Y nada más.

Titiritera

Por otro lado, me he acordado de los talleres y cursos que organiza la Escuela de Teatro Remiendo para peques (y grandes): estimulación artística, teatro para niños y niñas, y uno que comienza justo en este mes: elaboración de títeres en colaboración con la compañía de teatro Baran Puppet. Incluso organizan actividades esporádicas, como un taller de un día para familias (padres e hijos) de elaboración de títeres de papel y posterior representación: “Titireando en familia” el 9 de febrero. Tienen una pinta estupenda 🙂

Titiriteando en Familia

Y por último, y muy relacionado con todo esto, si queréis asistir este fin de semana a una representación de teatro  de títeres de verdad (aunque no puedo decir que sea mejor que la que yo he presenciado esta tarde en mi propia casa, claro 😉 ) os recomiendo la obra Ropa vieja de la Compañía Baran Puppet  el 12 de enero (21:00 h.) y 13 de enero(12:00 h.) en la sala El Apeadero (Callejón del Ave María. Realejo) (Precio: 6€ -adultos-, 5€ -niños-. Se trata de un curioso y creativo espectáculo, de una muy cuidada creación y lleno de humor, en el que los títeres van siendo creados ante el público a partir de ropa usada y objetos cotidianos a los que se les da una segunda vida, como un calcetín que se transforma en un director de orquesta o un colador de cocina que se convierte en una bailarina oriental. Nosotros la vimos en el Festival de títeres de la Herradura el verano pasado y la verdad es que era muy bonito.

Ropa Vieja

Y bueno, aquí os dejo esta entrada un poco heterogénea, mezcla de mis historias, planes con peques para el finde, manualidades en casa y una propuesta de actividades para los niños y la familia. ¡Buenas noches y feliz fin de semana! ¡Disfrutadlo con los peques! 🙂

8 Comentarios

  1. iassakka

    ¡Qué capacidad de inventiva! Que bien que tus peques disfruten de este tipo de cosas desde pequeñinas.

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Pues sí… ¡Me encantan mis niñas! 🙂

      Responder
  2. Iván

    La verdad es que fue una buena tarde, nos hicieron reir un buen rato!!

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Y tanto 🙂 qué lindas…

      Responder
  3. Inma

    ¡Qué cracks son tus niñas!!!

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Jijiji, ¿verdad que sí? ¡Qué ganas tengo de verte mañana!

      Responder
  4. Maria

    jo, qué lindas que son… con lo pachuchas que habrán estado…

    Responder
    1. MMar (Publicaciones Autor)

      Pues la verdad es que estaban muy quejosas, y hartitas de estar encerradas, pero en ese momento estaban tan felices 🙂

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *