ConPeques

Unas visitas ideales con peques: Santillana del Mar y las Cuevas de Altamira

Salimos de Santander y en un ratito llegamos a Santillana del Mar. Aparcamos sin problema en uno de los aparcamientos del centro donde ya habíamos pernoctado hacía cinco años, en el que hay que pagar 2€. No obstante, preguntamos a la persona encargada si había algún problema por quedarse allí por la noche y nos dijo que no. De hecho, había más autocaravanas en la parte del fondo y la verdad es que el sitio es genial, porque estás en pleno centro del pueblo.

Santillana del Mar

Santillana del Mar es un encantador pueblo medieval, con casas de piedra y calles empedradas, quizás demasiado turístico, pero precioso al fin y al cabo. Su colegiata, con el impresionante claustro románico es una maravilla y no os lo podéis perder. Como es pequeñito, se pasea  tranquilamente, en un rato y como es todo peatonal, no hay problemas porque correteen los peques por la zona. Nosotros comimos en uno de los restaurantes con terraza, con un menú normalito, pero compensado por el sitio, encantador.

El resto de la tarde la echamos tranquilamente en un parque con césped muy agradable. Nos dedicamos a no hacer nada o bueno, a relajarnos y a jugar con las niñas. Descubrimos lo divertido que puede ser jugar a las películas con ellas: recorrimos todas las de animación que conocemos e incluso algunos dibujos de la tele. Son unas verdaderas artistas de la imitación 😉

Slow life Santillana

En Santillana del Mar hay también un zoo, pero puesto que teníamos muy reciente el Parque de Cabárceno, no queríamos abusar…

El día siguiente lo tenías reservado para visitar el Museo y la neocueva de Altamira. Se puede reservar con antelación la entrada, aunque en ese caso no puedes acceder a los descuentos. Así que nos informamos y nos dijeron que si llegábamos el mismo día a primera hora (abren a las 9’30 h.) no tendríamos problema para conseguir entrada… y claro, teniendo en cuenta que las familias numerosas entramos gratis, nos merecía la pena. Así que subimos temprano y conseguimos nuestra entrada para visitar la Neocueva y para apuntarnos a los diferentes talleres que organizan para familias. Además, sabíamos que el 17 de julio celebraban el aniversario de la inauguración del Museo y por ello iban a realizar una programación especial: una representación de teatro de títeres para los más pequeños, sobre el descubrimiento de las pinturas rupestres de la cueva a finales del s. XIX por una niña, María Justina y su padre, Marcelino Sanz de Sautuola. Se cuenta que la niña, al descubrir las pinturas que había en el techo de la cueva, exclamó: “¡Bueyes!”. Y su padre, asombrado y emocionado por lo que imaginaba que era un gran descubrimiento, respondió: “No, ¡son bisontes!”. El teatro fue muy divertido y consiguió acercarnos un poquito más este poco conocido mundo.

Fotos de buscador. Está prohibido fotografiar la Neocueva

Fotos de buscador. Está prohibido fotografiar la Neocueva

La visita a la Neocueva es muy emocionante: recorres la reproducción del espacio en el que se desarrollaba la vida de aquellos hombres prehistóricos, observando restos de armas y de herramientas y, finalmente, puedes contemplar y admirar la sala en la que parecen los animales pintados en el techo –bisontes, caballos y ciervos- y la firma del autor o autores: las manos grabadas en positivo y en negativo, es decir, soplando la tinta o plasmando la mano pintada de pintura. Luego, el museo es interesante, con más reproducciones de los diferentes tipos de homínidos, formas de vida y vídeos explicativos. Sin embargo, lo más interesante son los espacios especialmente dedicados para los niños: la Museoteca, un lugar donde descubrir en familia la simbología y la importancia del color rojo a través de varios ejercicios, y los talleres específicos –en los que hay que inscribirse previamente- que realmente nos impresionaron, pues además de habar de simbología y de la importancia del rojo, realizamos un taller creativo en el que participamos padres e hijos. Las niñas decoraron un cartón pluma cada una a su estilo, mientras los papis creamos un sello inspirado en un símbolo concreto que se puede ver en la cueva, que luego estampamos en sus pinturas. Y quedaron tan bonitos que ya los tenemos enmarcados y listos para colgarlos en casa en cuanto podamos. Un precioso recuerdo de nuestra visita.Talleres Altamira

De la cueva original no vimos más que la entrada, errada al público desde 2002 para poder conservar esa obra de arte que los seres humanos casi conseguimos destruir en pocas décadas. Quizás no sea lo mismo pensar que estás viendo un reproducción, pero es más importante conservar y concienciar de la importancia de la conservación de este patrimonio de la humanidad. Por ello y por su espíritu didáctico es una visita recomendada para los peques.

8 Comentarios

  1. Inma

    Es genial que en sitios como en Altamira tengan en cuenta al público infantil para sus actividades.

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      La verdad es que me sorprendió que hubiera tanta vocación didáctica. Demás, el personal fue muy amable y se acercaron varias veces a las niñas para preguntarles qué les parecía todo. Salí muy contenta de allí.

      Responder
  2. Maria

    Teníamos muchas ganas de ir pero ahora aún más. Con ésto ya tenemos la certeza de que nuestro peque se lo pasará en grande. Qué bien que hayais ido antes vosotros para que nos definais bien la ruta 😉 Me alegro de que lo hayais pasado bien.

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Claro que sí! Depende de cuando vayáis lo pasará en grande el mayor o los dos, si esperáis a que la peque crezca un poco… Merece mucho la pena, sobre todo si le atrae el tema de la prehistoria o le motiváis con historias.

      Responder
  3. anie

    q lindo ..me cae de perlas tu blog..vamos a tener nuestro primer viaje c los gemelos aunque ya tienen 7 años es nuestro primer viaje en avion …estamos ansiosos de como sera los 4..al ver tu blog me anime mas..yo tambien tuve muchas dificultades de salud c ellos y me encerre en casa un laaargo tiempo me rehusaba a ir ni siquiera de visita a casa de una amiga o mi familia y pues tambien siempre fuimos muy viajeros como pareja espero este sea el primero de muchos viajes..saludos desde Mexico…Cancun aiii te vamooos….

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Gracias! Me alegro ed que os hayáis podido animar y espero que diferiréis mucho del viaje. Los comienzos son duros, sobre todo si hay problemas de salud por medio, pero de todo se salen ahora ¡a disfrutar los cuatro en familia!

      Responder
  4. Fran Soler

    Grandisimos lugares para ir con niños!! y sin niños también!! Un saludo y a seguir dandonos ideas a los que viajamos con niños!!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar! Me encanta descubrir sitios con mis peques y también compartirlo con vosotros… Un saludo.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *