ConPeques

Cueva El Soplao y despedida de Cantabria

Nuestra última visita en Cantabria fue a la Cueva de El Soplao. Llegamos allí por la tarde, por una estrecha y pintoresca carretera de montaña en la que había ganado suelto, con más de un toro de imponente cornamenta. Una vez llegados, en lo alto de un monte, descubrirnos unas vistas impresionantes y nos alegramos –una vez más- de tener la suerte de poder decidir pasar la noche en parajes como estos, rodeados de montañas y en calma total. De hecho, cuando estábamos cenando dentro de la autocaravana –hacía fresco fuera- escuchamos el inconfundible sonido del trotar de unos caballos, nos asomamos y una manada de una decena de caballos y yeguas con sus potrillos nos sorprendió invadiendo el aparcamiento y todas las zonas verdes que lo rodeaban, dispuestos a pasar allí la noche, pues, efectivamente, a la mañana siguiente allí estaban desayunando.

El Soplao Exteriores

Aunque es posible –e incluso recomendable- reservar entrada para acceder a la cueva, lo cierto es que estando allí a primera hora no tuvimos problema para reservar nuestra visita a la hora que quisimos. Nos tomamos nuestro tiempo para desayunar tranquilamente y nos fuimos a coger el trenecito que nos introduciría en la antigua mina.

El Soplao Terenecito

La cueva se descubrió a principios del s. XX cuando se amplió la explotación minera de La Florida. Fueron los mineros los que se encontraron esa maravilla geológica, una enorme cavidad repleta de estalactitas, estalagmitas, columnas y coladas y, lo que la convierte en una cueva única: las excéntricas, formas caprichosas que ha ido adoptando el agua, regalándonos formas imprevisibles y retorcidas que yo nunca antes había visto y que ni siquiera los geólogos terminan de ponerse de acuerdo en su origen.

La visita comienza en un trenecito que recorre apenas 300 m. hasta el interior de la cueva. Desde allí el paseo se hace a pie y se recorre sobre 1’5 km. Nos recibe una enorme sala que nos sorprende, una pequeña laguna hace que se juegue con los reflejos y las sombras y, además, han preparado una presentación con imagen y sonido que va iluminando las diferentes zonas a la vez que explican la historia y peculiaridades geológicas de la zona. Luego la visita continúa por las diferentes salas en las que la guía va explicando y enseñando las formas caprichosas que parecen fantasmas y que asustaron a los primeros mineros que las encontraron hasta llegar a la sala más espectacular: la llaman la sala de la ópera y allí las excéntricas, pequeñas estalactitas que no caen de forma vertical sino que se retuercen sobre ellas mismas y crean formas muy curiosas.

Fotos de la web oficial de El Soplao. No está permitido fotografiar en el interior de la cueva

Fotos de la web oficial de El Soplao. No está permitido fotografiar en el interior de la cueva

La visita a la cueva puede hacerse también de otra forma más aventurera, descubriéndola haciendo espeleología, con un recorrido que dura 3 ó 4 horas y para el que te facilitan todo el material. Eso sí, la edad mínima para realizarla es de 12 años y dicen que es de baja dificultad. También nos dijeron que, como no se realiza la visita todos los días, sí que es necesaria la reserva.

A nosotros nos encantó la experiencia –quizás más a los padres que a las peques, que de la visita lo que más les gustó fue el trenecito 😉 – pero es realmente impresionante y el sitio es precioso para completar la visita con un paseo por el monte.

Y con esto nos despedimos de Cantabria. Elegimos salir por el Parque Natural de Saja-Besaya, para disfrutar de sus paisajes verdes y frescos. Daban ganas de pararse y disfrutar de esos lugares durante más tiempo, pero sólo despedirnos de Cantabria por esa carretera tan estrecha y tan pintoresca ya nos dejó un buen sabor de boca.

9 Comentarios

  1. bcncolours

    Me encanta! El año que viene Cantabria puede ser un gran destino para ir con las enanas.

    Gracias y un abrazo, Eva

    http://Www.barcelonacolours.wordpress.com

    El 08/08/2013, a las 12:46, Ideas para salir con peques escribió:

    > >

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Te lo recomiendo! Un sitio precioso y fresquito que combina playa, montaña y visitas culturales y posee muchos atractivos para los peques.

      Responder
      1. bcncolours

        Gracias! Tono nota! Feliz verano

        Responder
  2. Inma

    Ventajas de ir en autocarabana…dormir rodeados de naturaleza. Qué bonito!!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Eso es lo mejor, sin duda! LU-JA-ZO

      Responder
  3. El Caldero de Nimue

    Que chulada lo que me contasteis de las estalactitas paranoia. ¡Pedazo de viaje os habéis marcao!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¿Has visto? Son súper curiosas… Qué pena no poder hacerles las fotos, pero las de la web se ven muy bien.

      Responder
  4. Maria

    Osti! Hasta que no ves las estalactitas no te haces una idea… Está chulísimo. Y lo del tren… ha sido lo primero que he pensado al ver las fotos… fijo que eso es lo que más le ha gustado a las peques. Pero está bien. Cada uno vive el viaje de manera diferente y nos quedamos con lo que más nos impacta a cada uno. Seguro que ellas no olvidarán esta experiencia. 🙂

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Claro! Pero ellas felices, que es lo que importa. Bueno, María, ya te he dejado material suficiente para tu escapada… Ya me contarás!

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.