ConPeques

Descubriendo La Alpujarra con niños

La Apujarra es una de las comarcas más pintorescas de la provincia de Granada, que compartimos también con Almería. Refugio de los musulmanes cuando fue conquistada Granada, donde residieron hasta que fueron definitivamente expulsados de la península, ha sido un lugar deseado por los viajeros románticos ingleses y alemanes y, todavía hoy, un lugar perfecto para escaparse y desconectar unos días, con esa mezcla de ambiente hippie, turístico y rural.

Capileira

Capileira: Chimeneas, Tinaos y Sierra Nevada

Sus pueblos son característicos por su peculiar arquitectura: casas blancas de techos planos, llamados `terraos’, que se unen en sus empinadas calles formando ‘tinaos’, especie de cobertizos o túneles bajo los que se puede pasar, los más bonitos de los cuales están adornados con macetas de flores, especialmente, geranios.

La vida allí parece que se detiene: pasear por su calles empedradas escuchando alguno de los hilos de agua o fuentes que corren por allí y descubrir a la vuelta de la esquina unas impresionantes vistas de Sierra Nevada, tan cercana; las casas decoradas con macetas o las tiendas de souvenirs que llenan de color las calles con sus jarapas de colores y muestras de cerámica típica. Y la comida… típica comida serrana: platos alpujarreños, jamón de Trevélez, embutidos, quesos, miel o chocolate son algunas de las especialidades que podéis probar en casi cualquier rincón de la comarca.

Porque son muchos los pueblos que la forman, algunos de ellos muy pequeños, poco poblados o habitados personas mayores o por jubilados ingleses (atraídos por la literatura escrita por sus viajeros románticos) o incluso familias que han decidido dejar sus ciudades y ajetreada vida anterior y criar a sus hijos en un lugar más puro y rural, en contacto con la naturaleza. De ahí surgió, por ejemplo, la Escuela Waldorf de la Alpujarra, ubicada en Órgiva.

Hoy os voy a hablar de algunos de los destinos imprescindibles, que no son ni mucho menos los únicos, pero sí los más accesibles (teniendo en cuenta que hay que recorrer una carretera de montaña llena de curvas) y vistosos. Sería una propuesta para hacerla en un día o en un fin de semana, si nos lo tomamos con más calma, que es a lo que invita la zona.

Lanjarón

Paseo Lanjarón

Bosque de Alcornocales de Lanjarón

El primer pueblo que encontramos, a poco más de media hora de Granada, es Lanjarón, conocido por sus aguas termales y medicinales procedentes de Sierra Nevada y por el Balneario que lleva su nombre. Es un peculiar pueblo que transcurre a lo largo de la carretera y de ahí su disposición alargada, en el que se puede disfrutar de un paseo por la parte interior, de espaldas a la concurrida carretera. En la parte baja del pueblo, además, podéis disfrutar de lo que -en mi opinión- es lo más atractivo del pueblo: un delicioso paseo por un bosque de alcornocales. Se accede a él precisamente frente al balneario, donde comienza una bajada a través de un sendero junto al río Lanjarón. El camino incluye una zona con escalones, por lo que ir con carro puede ser un poco incómodo. En general, en toda la Alpujarra, tanto por su geografía agreste, sus empinadas cuestas y sus calles empedradas es más recomendable una mochila portabebés.

El sendero llega hasta el antiguo castillo árabe (s. XIII), recuerdo de la presencia de los musulmanes en la zona, que se conserva sólo en parte, pero que es una visita interesante para explicar un poco de historia e imaginar historias y leyendas árabes:

Castillo de Lanjarón

Castillo de Lanjarón

De ahí se puede subir de nuevo al pueblo y, si nos quedan fuerzas, visitar el Museo del Agua, un pequeño espacio -arquitectónicamente singular- compuesto de cuatro salas con audiovisuales en las que comprender mejor la historia del pueblo y su íntima relación con el agua.

Lanjarón Museo del Agua

Lanjarón y Museo del Agua

Los pueblos del Barranco de Poqueira: Capileira, Bubión y Pampaneira

Sin duda los pueblos más conocidos y visitados de la comarca. Y con razón. Se trata de tres núcleos urbanos desparramados por la montaña alpujarreña con unas impresionantes vistas del Veleta y Sierra Nevada, desde una perspectiva diferente a la que tenemos desde la capital. Son tres preciosos pueblos blancos que conservan la tradicional arquitectura alpujarreña con sus techos planos y sus chimeneas con sombrerito, en unas empinadas calles que salvan el desnivel en el que están ubicados. Desde ellos comienzan varias rutas de senderismo de nivel medio-alto, que se pueden consultar aquí, e incluso son un punto de inicio para la subida al Mulhacén, el pico más alto de la península.

Pampaneira

Pampaneira

La primera población que encontramos es Pampaneira, una precioso pueblo de calles empedradas (os recuerdo que los carros pueden sufrir por ellas) que esconden rincones sorprendentes gracias al agua que trascurre por ellas, las flores que decoran sus casas y las jarapas colgadas de las tiendas. Es un placer recorrer esas callecillas, entrar en las tiendas de artesanía y de alimentación de la zona y una recomendación para no perderse: la primera fábrica de chocolate artesanal de Andalucía, “La abuela Ili”, situada en pleno centro del pueblo, donde se puede ver el proceso de elaboración y, por supuesto, degustar y comprar sus sugerentes productos… ¡riquísimos!

El siguiente pueblo que aparece a nuestro paso es Bubión, el más pequeño de los tres y el que conserva el aspecto más tradicional. Siempre es un placer recorrer sus calles, contemplar las vistas que aparecen a cada paso del barranco y de la Sierra y, como visita recomendable: los antiguos lavaderos, para recordar el estilo de vida tradicional.

Bubión

Bubión

Por último, llegamos a Capileira, el pueblo más alto de los tres, desde el que las vistas al Veleta y los otros dos pueblos que se encuentran a sus pies son las más impresionantes, especialmente desde le mirador
de la Iglesia, construida sobre la antigua mezquita. Además, si queréis conocer el tipo de vida tradicional de estos pueblos, es posible hacer algunas visitas guiadas, como a una casa tradicional o un taller de jarapas, donde se puede ver -e incluso probar- el funcionamiento del enorme telar que fabrica estas alfombras típicas.

Capileira. Plaza y telar

Capileira. Plaza y telar

Son pueblos preciosos para pasear y dejarse llevar, para sentarse a tomar algo en una terraza o en un salón con chimenea -dependiendo de la época-, para enamorarse de las cerámicas y las telas y para llevarse algo rico para comer a casa 🙂 Un plan perfecto para un día o un fin de semana diferente. ¡Que lo disfrutéis!

16 Comentarios

  1. El Caldero de Nimue

    Desde luego, un tesoro a apenas una hora del centro de la capital. ¡Gracias por llevarnos de paseo esta mañana!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Gracias por pasear con nosotros, virtualmente y en la vida real, que alguna de las fotos es de nuestra excursión hace ya un tiempecillo…

      Responder
  2. liamenamor

    Preciosisimo paseo Las Alpujarras son perfectas para descubrir el pasado arabe de nuestra tierra. Muy lindas las fotos

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Me encanta… ¡y hay muchas más zonas que descubrir!

      Responder
  3. Mercedes

    Gracias por el post!, me viene que ni pintado para la escapada de fin de semana que andamos planeando

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Genial! Me alegro de que te sirva 🙂 Disfrutadlo 🙂

      Responder
  4. Inma

    Me encanta la Alpujarra. Habrá que ir pensando en una escapada para que la conozca Marco!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Buena idea! Con Irene pequeñita fue cuando y donde nos conocimo. Yo ya empeizo a maquinar planes 😉

      Responder
  5. ireneredmamba

    Qué bonito, nena! Creo que nos has dado ganas a más de una de hacer una escapadita. Gracias!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Pues visto lo visto… ¿Ponemos fecha? 😉

      Responder
  6. Estela Romero Pardo

    Qué ganas de hacer una excursión por esos lares!
    Eso sí,la carretera un infierno,pero merece la pena.
    Besos

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      La carreterilla tiene tela, sí… Por eso me he quedado con los destinos más accesibles. Más allá hay otros pueblos con encanto, pero ya hablaremos de ellos otros día 😉

      Responder
  7. gaby

    Mar en Granada, carrera de la Virgen encontrarás la tienda de la Abuela Ili, tb con degustación de chocolates, al mejor estilo Argentino, hummm, q ricos están, ya tienen envio a domicilio

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Sí, la conozco, también la he visto en la plaza de la Romanilla, aunque no se si esa sigue abierta 🙂 ¡Están bien ricos los chocolates!

      Responder
  8. Cristina Toro

    A nosotros nos encanta mecina fondales. Es menos turístico, muy autóctono. Hacemos una ruta a pie que une mecina con mecinilla y fondales para llegar a la fuente gaseosa. Hay un argentino (la luna mora) que hace unas pizzas en horno de leña. Está en mecina, tiene unas vistas muy bonitas y viene ni que pintao para terminar la ruta

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      Gracias, Cristina, por la recomendación. Nos la apuntamos!!!

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *