ConPeques

Nuestra ruta en autocaravana por Cerdeña

Después de contaros los preparativos de nuestro viaje, vamos a ir detallando nuestra ruta en autocaravana por Cerdeña, por si os interesa tomar ideas de aquí y de allá:

Día 1: Llegada a Porto Torres.  Hacemos parada técnica en Sassari –donde compramos un par de tarjetas de datos para el móvil- y emprendemos camino al sur. Nuestro primer destino es de interior: Cerdeña nos ha recibido con el cielo nublado e incluso nos caen algunas gotas por el camino, así que preferimos visitar las ruinas del yacimiento “nuraghe” más importante de la isla: Su Nuraxi, en Barumini. Hacemos noche en un pueblo cercano, Turri, pequeño y tranquilo, donde encontramos un aparcamiento junto a un parque. En el pueblo vecino, Tuili, vemos que había un área para autocaravanas, pero nosotros veníamos recién cargados y limpios y no la necesitábamos.

Día 2: Amanecemos en Turri, donde nos sorprende la amabilidad de una vecina que nos invita a desayunar y nos trae una bandeja con café, zumos, fruta y galletas para toda la familia. Y después de dar un paseo por este pueblo encantador, recogemos y emprendemos nuestro camino a la playa de Piscinas. El camino se hace largo y descubrimos que las carreteras de la zona no es que sean malas –que no lo son- sino que la orografía de la isla hace que recorrer pocos kilómetros, si son por carretera de montaña, nos lleve varias horas. Lo bueno es que vas recorriendo pueblos y paisajes muy bonitos.

Dunas y desembocadura del río Piscinas

Dunas y desembocadura del río Piscinas

Nosotros llegamos a Piscinas por Arbus, siguiendo el gps. Sin embargo, una advertencia para autocaravanas de más de 3 metros: en un cierto momento encontraréis una señal de limitación de altura, pues en el pueblo de Ingurtosu hay un arco de esa altura. Por suerte, cuando estábamos a punto de dar la vuelta, nos cruzamos con un coche de carabinieri a quienes les preguntamos si existe ruta alternativa y nos explican que sí: justo al llegar al pueblo, nada más pasar una iglesia que queda a nuestra derecha, comienza un camino de tierra a la izquierda con una inclinación bastante pronunciada que, sin embargo, salva el obstáculo del arco y que se une a la carretera principal al final del pueblo. Bajamos por ahí sin problemas y seguimos nuestro camino a la playa de Piscinas.

El acceso es por camino de tierra, estrecho en algunos tramos, pero merece la pena. La playa está rodeada de dunas y allí no hay más que un hotel rural, un camping que se queda un poco alejado de la playa y un par de chiringuitos de playa. Hay dos parkings: uno pequeñito gratuito –que cuando llegamos casi a las 2 de la tarde está lleno- y otro de pago, mucho más amplio que cuesta 10€/día, 5€ a partir de las 14h. Pasamos allí la tarde, pero no pernoctamos.

Intentamos visitar el “cercano” Templo romano de Antas, pero como cualquier distancia se hace larga en las carreteras llenas de curvas, llegamos cuando están cerrando. Pensamos pernoctar cerca y visitarlo al día siguiente, pero no encontramos un buen lugar y sin darnos cuenta nos hemos alejado demasiados kilómetros como para recorrerlos de vuelta al día siguiente.

Llegamos a la playa de Gonnesa  donde hay un amplio aparcamiento y creemos que vamos a descansar sin problemas. Sin embargo, al ser fin de semana, abría un discoteca que estaba allí al lado y hay ruido hasta por la mañana. Menos mal que nosotros –y sobre todo las niñas- dormimos sin problema. Sin embargo, lo peor llega a las 8’30 cuando los aparcacoches llegan para despertarnos y decirnos que movamos la autocaravana. El aparcamiento es de pago durante el día y les molestábamos en primera fila. Nos quieren mandar al fondo del aparcamiento a pesar de que no sobresalimos demasiado de las líneas de aparcamiento  y que todavía a esas horas no hay apenas coches. No es un aparcamiento caro (2€/día) pero la mala educación de los que nos llamaron a la puerta y el oleaje nos hicieron preferir marcharnos a otra playa.

Porto Pino

Porto Pino

Día 3: Porto Pino. Seguimos nuestro camino hacia el sur y llegamos al extremo suroeste de la isla: Porto Pino, otra playa de dunas y aguas transparentes, que al formar una cala casi cerrada impide que hubiera el oleaje de  Gonnesa . Además, está rodeada de marismas por lo que se ven sin problema a aves acuáticas –incluidos flamencos- a escasa distancia.

El aparcamiento para todo el día es e 15€ y permite pernoctar hasta las 9 de la mañana del día siguiente. Da un poco de rabia pensar que los coches pagan 4€/día y que se aprovechan de los autocaravanistas, sin ofrecer ni un servicio –no encontraréis ni baños ni duchas, salvo en los chiringuitos de la playa, previo pago o alquiler de sombrilla-, pero bueno, es lo que hay. La playa es bonita, y a pesar de ser domingo no está para nada masificada.

Día 4: Ruinas de Nora y Cagliari. Salimos de Porto Pino temprano y nos dirigimos hacia la capital, Cagliari, con una parada en mente por el camino: las ruinas de Nora, en Pula. Aunque no distan demasiados kilómetros, volvemos a recorrer una zona de curvas, por lo que se nos van casi 2 horas de camino. La playa es bonita y hay aparcamiento amplio que se paga por horas (1€/hora) o 6€/día. Además, hay restaurante y unos baños gratuitos. Nosotros pasamos allí la mañana visitando las ruinas de la antigua ciudad fenicia, cartaginesa y, finalmente, romana. Y después de comer nos vamos a Cagliari.

Cagliari

En la capital encontramos aparcamientos amplios en la zona de la via Cristoforo Colombo (hay al menos tres). Sin embargo, dado que nos viene bien un sitio para descargar y llenar el depósito de agua, nos vamos al área de autocaravanas que encontramos recomendada por distintas páginas web: Camper Cagliari Park  (via Stanislao Caboni, 13) que además, está cerca del centro y podemos ir paseando sin problema. Además, el personal es amable y disponible. El precio era de 16€ sin electricidad y de 20€ con ella.

Día 5: Vuelta al norte: Bosa y Alghero. Emprendemos el camino a Alghero, donde íbamos a encontrarnos con una amiga y a pasar con ella y su familia el resto de nuestra estancia en la isla. Hacemos parada para comer en Bosa, un precioso pueblo de casas de colores pastel  que se reflejan en el río Temo y con callejuelas con encanto que suben hasta el castillo. Encontramos indicaciones de aparcamiento para autobuses y autocaravanas en la plaza Nassiriya, justo al lado del puente peatonal que da acceso al centro del pueblo.

Bosa, a orillas de río Temo

Bosa, a orillas de río Temo

Desde allí, seguimos la carretera que costea toda la costa Esmeralda y descubrimos sus abruptas calas y acantilados, que nos invitan a parar y a fotografiar los paisajes. Hasta que llegamos a Alghero, la ciudad sardo-catalana, que tiene un ambiente mucho más parecido al que nuestros ciudades y pueblos de la costa, abiertos al mar con un paseo marítimo y restaurantes con vistas. Allí pernoctamos sin problema en el aparcamiento del puerto, que se paga 1€/hora de 9 a 21 h. pero estás en el mismo centro de la ciudad.

Día 6: Seguimos disfrutando de  Alghero, con una excursión en barco a las grutas de Neptuno y a la playa de Mugoni, con un aparcamiento muy amplio a 2€/hora (1€ para los coches) hasta las 20’30. No nos quedamos allí a dormir, pero el sitio es precioso. Recorriendo esa carretera vemos varios campings chulos, cerca de calas muy bonitas. Pero nosotros volvemos a cenar y a dormir a Alghero.

Día 7: Nos vamos a la playa más bonita de la isla según mi amiga Alessandra –y no solo ella- en Stintino. Nosotros fuimos directos al puerto con la intención de contratar una excursión al día siguiente para Asinara. El pueblo es muy pequeño y sin mucho aparcamiento, sin embargo, tenemos suerte y encontramos uno en la zona del puerto pequeño, donde incluso podemos pernoctar. Comemos por allí y por la tarde cogemos un autobús que nos lleva a La Pelosa, donde disfrutamos de una tarde de playa en aguas cristalinas con la isla de Asinara al frente. Esta playa es toda de zona azul, aunque hay una zona más amplia donde vemos autocaravanas aparcadas. De todas formas, nosotros estamos bien donde hemos aparcado y muy cerca de donde al día siguiente cogemos la lancha.

La Pelosa

Playa La Pelosa

Día 8. Asinara y vuelta a España. Por la mañana temprano cogemos la lancha que habíamos contratado el día anterior y descubrimos la maravilla natural que es la isla de Asinara y disfrutamos de su naturaleza, de sus burritos albinos y de sus playas, aunque sólo en algunas está permitido el baño. Por la noche, nos vamos a Porto Torres, que está media hora y allí cenamos y nos disponemos a esperar el embarque de vuelta a Barcelona.

Como veis, es un viaje muy completo, pero que nos ha dejado con ganas de más, de descubrir la otra mitad de la isla. Pero eso será ya en otra ocasión… Cerdeña ¡volveremos!

13 Comentarios

  1. papifeliz

    Buen resumen!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Gracias. No ha sido fácil… Qué viaje tan bonito hemos hecho <3

      Responder
  2. Alessandra

    Me ha encantado este resumen…creo que mucha gente después de leerlo se animará y organizará una escapada…sono davvero contenta che vi sia piaciuta e spero che fra qualche anno veniate di nuovo!!! 😉

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Grazie, Ale! Non vediamo l’ora di tornare… Anche se prima abbiamo altri viaggi sognati da fare… Vedremo. Un bacio e a presto!

      Responder
  3. Inma Torres

    Qué viaje más bonito. Las fotos son preciosas, tanto de las playas como de los pueblos. ¡Sí que cuesta aparcar! Qué detallazo el de la señora que os invitó a desayunar.

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Un viaje precioso…con muchas cosas que ver y de las que disfrutar.

      Responder
  4. El Caldero de Nimue

    ¡Super ruta! Menudo viajazo. Por las fotos de Bosa me recuerda mucho a alguno de los sitios que hemos visitado en Creta, y es que parece que el dominio veneciano dejó su huella por esas islas. ¡Un beso!

    Responder
  5. La Furgoteta

    Menuda ruta, qué maravilla de playas. Nosotros tenemos muchísimas ganas de hacer un furgoneteo por Cerdeña, pero parece que nunca nos llega el momento. Un abrazo, familia.

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      A nosotros también se nos hizo esperar, pero todo llega. Y es que hay tantos destinos en nuestra lista, ¿verdad? 😉

      Responder
  6. felino

    Perdón me puedes decir la dirección y el nombre de la empresa de los barcos que van Ansinara. muchas gracias

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Hola Felino. Nosotros reservamos la lancha en el mismo Stintino, el día antes de salir en la agencia de viajes La Nassa (via Sassari), que nos ofreció todas las opciones: lancha, barco, incluso catamarán. Nosotros escogimos reservar una lancha privada para ir y volver a nuestro aire sin depender de horarios fijos.
      Creo que puedes encontrar más info aquí: http://www.visiteasinara.com/servizi.php

      Responder
  7. Maider

    Felicidades por vuestra web. Realmente nos fué muy util la información que dais.
    Tras nuestro viaje yo tambien estoy realizando unos post por si puedieran ayudar a otros viajeros.
    Dejo para todos el enlace del resumen de nuestro viaje a Cerdeña:
    https://conociendosardegna.wordpress.com/

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      Me alegro de que os sirviera. Ahora seré yo la que vea vuestro blog cuando queramos volver a la isla. Es una maravilla, ¿verdad?

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *