ConPeques

L’Isola d’Asinara, el paraíso natural de Cerdeña

¿Si os cuento un secreto, seréis capaces de guardármelo? Trata sobre el más bonito descubrimiento que hemos hecho en Cerdeña. Cuando nos dejaron la guía de Cerdeña y comenzamos a hojearla, lo que más llamó la atención de nuestras niñas no fueron las playas de arena blanca y esas calas increíbles rodeadas de naturaleza, sino la imagen de un burrito blanco en una de sus páginas. Se trataba de un burro albino, endémico de la isla de Asinara, y que daba nombre a la misma (asino es burro en italiano). Sin embargo, según la guía no íbamos a poder verla porque la isla estaba cerrada al público. Poco tiempo después, organizando un poco el viaje con mi amiga Alessandra, nos sorprendió al sugerirnos que podía ser divertido visitar juntos la isla, pues llevaba abierta al público pocos años y ellos aún no la habían visitado. Fue toda una noticia para nosotros.

Burros Asinara

Burros sardos y albinos de Asinara

Efectivamente, la isla de Asinara había albergado hasta 1999 la prisión de máxima seguridad de Fornelli, donde estuvieron presos algunos de los más peligrosos mafiosos italianos. Los llevaron a una isla deshabitada y totalmente aislada del resto del país, por lo que la isla no podía ser visitada más que por los trabajadores de las cárceles y algunos estudiosos del espacio natural -siempre previa autorización-. Por tanto, no fue hasta 2002 que empezó a autorizarse la entrada de turistas a la isla, tras ser declarada Parque Nacional. El acceso a la misma debe ser necesariamente por mar: una navetta o una lancha motora son suficientes, pues está a escasos kilómetros de Stintino y Porto Torres.

Paseo Barca Asinara

Paseo en Barca a Asinara

Nosotros, tras informarnos en una agencia de Stintino que nos ofreció las diferentes posibilidades de visitar la isla -con todoterreno, trenecito, bicicleta, o con autobús de línea- nos decantamos por esta última opción. ¿Por qué? Porque preferíamos ir por libre. Ir en trenecito -que en principio puede parecer atractivo con los pequeños- te obliga a seguir un tour en grupo que incluye la visita a las cárceles -que no nos motivaban especialmente- y a hacer un largo recorrido por toda la isla que creíamos podía terminar siendo aburrido y agotador para las niñas. Además, suponía llegar a una bonita cala rodeado de 30 personas más que la colapsaban restándole atractivo. El todotereno -al ser para un grupo reducido- podía haber sido una buena opción, pues te permite acercarte a zonas más agrestes y decidir con el guía dónde y cuándo parar. Pero lo cierto es que, habiendo autobuses con un horario fijo y teniendo en cuenta que nuestros objetivos eran sencillos -ver burritos, el centro de recuperación de tortugas y disfrutar de la playa- con eso nos bastaba y nos resultaba más barato (7€/persona y día -y se podían coger tantos autobuses como se quisieran. Las niñas de 4 no pagaron). Con los peques más grandes puede ser muy bonita también la ruta en bicicleta.

Así que llegamos a la isla temprano con la lancha motora que habíamos reservado para nosotros y nuestros amigos (8 en total) y compramos nuestro billete de autobús, que salía a las 10 de Fornelli. Como llegamos antes que los barcos de línea, la isla estaba en calma y pudimos ver algunos jabatos cruzando los caminos. Nuestro primer destino era el Centro de Recuperación de Tortugas Marinas (cerca de cala Reale), y allí mismo nos paró el autobús. Nada más bajarnos nos encontramos a la sombra del edificio con un numeroso grupo de burros de los sardos -grises- y de los albinos, muy tranquilos que hasta se dejaron acariciar. El centro de recuperación es el lugar al que traen las tortugas recogidas por el mediterráneo tanto en la zona de Cerdeña como de Córcega. Nos hicieron una visita guiada por las piscinas donde estaban las 4 tortugas que en ese momento estaban en proceso de recuperación. La mayoría de ellas llegan al centro tras haber ingerido plásticos o anzuelos o haber sido heridas por el motor de algún barco. Tras ser curadas, las sueltan de nuevo al mar para que vuelvan a su hábitat. Se trata pues, de una visita muy bonita para ver estos animales y para concienciarnos sobre la limpieza de los mares, el cuidado del medio ambiente y el respeto por los animales. A las niñas -a las que les íbamos traduciendo y resumiendo las explicaciones- les llamó mucho la atención todo lo que vieron y la historia de cada una de las tortugas -especialmente la de una a la que habían tenido que amputar una aleta, lo cual no le impediría nadar, pero sí reproducirse, pues no podría montar a la hembra si fuera macho, ni ir a depositar los huevos a tierra en el caso de ser hembra-.

Después de la visita y un aperitivo en uno de los merenderos que hay repartidos por la isla, nos dirigimos a una de las calas en las que está permitido el baño, la cala del Osario, cuyo nombre procede de un antiguo osario austrohúngaro de la Primera Guerra Mundial que hay sobre una colina, desde donde hay unas bonitas vistas de la isla. La playa era sencillamente maravillosa: arena blanca, aguas limpias, templadas y transparentes, peces nadando a tu alrededor y silencio. Durante un buen rato, estuvimos solos en la playa. Lástima que los pasajeros de los trenecitos tuvieran prevista también su parada para comer en la misma cala, pero bueno, cuando ellos se fueron tras su hora de permiso, nosotros seguimos disfrutando de la playa. No teníamos ninguna gana de irnos a otro lugar…

Playa del Osario, Asinara

Playa del Osario, Asinara

Finalmente volvimos dando un paseo hasta Cala Reale, donde hay zonas reservadas para el baño, merenderos y cafetería. Nosotros no recorrimos más la isla: cogimos allí el autobús de vuelta a Fornelli para coger nuestra lancha. Sin embargo, pueden ser también recomendables otras dos calas: Cala d’Arena, de arena rosa -donde no está permitido el baño para su protección medioambiental- y Cala Sabina, donde no se llega en autobús, sino andando desde Cala d’Arena, pero dicen que merece la pena el paseo.

Como veis un paraíso poco conocido y casi nada explotado. Esperemos que siga así por mucho tiempo, lejos de la explotación urbanística y turística. Por eso… shhhh… guardad bien el secreto 😉

17 Comentarios

  1. papifeliz

    La verdad es que es de las partes del viaje que mas persistirán en mi retina, si las playas Sardas son maravillosas, imaginad como pueden ser las playas en una isla próxima, en la cual durante años se ha prohibido el acceso y que ahora se regula el mismo al tratarse de un parque natural.. IMPRESIONANTE.

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Un paraíso!

      Responder
  2. Alessandra

    Che bel resoconto e che bella giornata abbiamo passato…anzi,indimenticabile!!!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Sí! Grazie a te e a tua sorella per quella bellissima giornata! Siete fortunate di essere nate a Sardegna!

      Responder
  3. Patri_Mallorkids

    Que chulo!!! Ves, eso nos lo perdimos! Qué faena, habrá que volver! ??

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Sí… Tendréis que hacer ese sacrificio… Nosotros también tenemos que volver para conocer el archipiélago de la Maddalena y algunos pueblos de interior. Ains…

      Responder
      1. Patri_Mallorkids

        ahh el de la Magdalena sí que lo conocimos, precioso, pero aún así, creo hay que volver, en fin, que remedió… ;P

        Responder
  4. Inma Torres

    Ala, qué bonito!! Las niñas alucinarían….y vosotros supongo. Gracias por desvelarnos el secreto, 😉

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Jijiji, de nada 😉 era para quedarse allí y relajarse. ¡Qué paz!

      Responder
  5. nuriamm

    Que bello relato!!! Gracias por compartirlo y guardaremos el secretillo 😉
    Besos y a seguir disfrutando del verano

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Gracias Nuria! Guardadme el secreto pero escapaos a disfrutarlo también, que os encantará 😉

      Responder
  6. El Caldero de Nimue

    ¿Así que casi estrenasteis isla?? ¡¡QUÉ PASAAADA!!! Un privilegio que pocos han disfrutado, ¡menudo paraiso!

    Responder
  7. Lydia Gallego

    Buenas tardes,
    mi nombre es Lydia y estamos pensando en iniciarnos en el mundo a la autocaravana precisamente en Cerdeña, por lo que me ha venido genial vuestro blog. Como te digo soy novata en esos lares y me he quedado un poco preocupada porque en otro blog, una persona relataba el “infierno” que pasó en cerdeña con la AC, si bien está fechado con 2010, por eso me fio (o me quiero fiar) mas de vosotros. En concreto hablaba de la reticencia de la gente por las AC, que no se puede acceder a algunas localidades, campings carisimos, no te dejan tomar agua y no se que cosas mas.. y claro no se que hacer…
    por cierto ¿con la AC siempre hay que aparcar en camping?
    Muchas gracias de antemano
    Lydia

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Hola Lydia. Gracias por escribirme. Yo también leí ese blog y también me preocupé un poco. De hecho, nos hicimos un poco a la idea de que en este viaje tendríamos que parar más en camping. Sin embargo, nuestra experiencia fue la contraria a la de aquella persona, afortunadamente. Sólo tuvimos que parar en una área de autocaravanas en la ciudad de Cagliari, cercana al centro, donde aprovechamos para pernoctar, descargar y recargar. El resto de días pernoctamos en aparcamientos. En la zona de interior elegimos pueblos tranquilos donde no suele haber problema para pasar la noche buscando una zona tranquila. En las zonas de costa, pernoctamos en los aparcamientos de la playa, que son de pago (y el precio oscila entre los 2 y los 15€, dependiendo de la zona) pero donde está permitido pernoctar. Lo único malo es que si has llegado de noche y ya no están los encargados de cobrar, a lo mejor te despiertan por la mañana temprano para que pagues o te ponen una notificación en el cristal.
      Nosotros sólo vimos una señal de prohibido circular en un pueblo, pero no por ser autocaravanas, sino por el tamaño del vehículo, ya que hay calles estrechas. Fue en Bosa, que es precioso, y donde puedes encontrar un aparcamiento señalizado para ACs a la entrada del pueblo.
      Así que, en resumen, para nosotros fue una experiencia genial.
      Sí tienes más dudas y quieres, puedes escribirme a conpequesgr@gmail.com y te cuento con más detalle.
      Un saludo y espero que disfrutéis de ese viaje.

      Responder
  8. Pingback: Nuestra ruta en autocaravana por Cerdeña | ConPeques

  9. ona

    buenas! me gustaría saber donde cogisteis el barco que os llevo a la isla! intento reservarlo antes de irme y es imposible encontrar una compañía.
    Me podrías facilitarla?
    mil gracias! un saludo

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      Nosotros nos desplazamos a la isla desde Stintino en una lancha motora (gommone). Lo gestionamos en la Agenzia La Nassa: http://www.escursioniasinara.it/
      También hay un barco con servicio regular que sale del puerto de Stintino y los billetes se compran allí mismo. Nosotros preferimos reservar la lancha para los 8 en la agencia de Stintino donde nos informaron de todo. Y salimos del puerto pequeño de este pueblecito.
      También salen barcos desde otros puntos, como Porto Torres, pero son recorridos más largos, puesto que Stintino está más cerca.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *