ConPeques

Las 10 cosas que encantaron a mis niñas -y a nosotros- de Barcelona

En nuestra ruta #conpeques de este verano en autocaravana, hicimos una parada de tres días en Barcelona, en cuyo puerto teníamos que coger el ferry hacia Porto Torres (Cerdeña, Italia). Nos quedamos esas tres noches (Información práctica para autocaravanistas) en el parking de autobuses del Pueblo Español, que cuesta 30€/día. La verdad es que es caro, pero no hay muchas más opciones para ACs. Está este parking y otro en Sant Adrià, cerca del edificio Forum -que cuesta lo mismo-, puesto que según vimos y nos informaron, las autocaravanas en otras zonas de la ciudad no son bienvenidas. Se trata solo de un aparcamiento, sin sombras, pero en el que puedes descargar y recargar aguas, por lo menos. Y tiene de bueno la ubicación, que está en Montjuic, cerca del MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña) y de las escaleras mecánicas que te llevan directamente a Plaza de España, donde se puede coger el metro o autobuses.

Y bueno, en este post no os voy a recomendar sitios súper chulos para hacer con niños en Barcelona, porque para ello ya hay otros blogs y páginas más completas con recomendaciones geniales para visitar, jugar, comer, tomar algo… Así que yo os voy a contar lo que más nos ha gustado a nosotros. He hecho una especie de encuesta entre la familia y estos son nuestros recuerdos favoritos de la ciudad condal -con datos, cuanto menos, sorprendentes-:

1. ¡Escaleras mecánicas! Sí, escaleras mecánicas. Cada vez que bajábamos de Montjuic por ellas era una fiesta y ese grito de emoción nos acompañaba un buen trayecto. Y cuando nos las encontramos para subir al Parc Güel -a parte de un alivio- fue una diversión más. Así que, sí, todo un acierto lo de las escaleras.

Escaleras mecánicas de Montjuic y primer viaje en metro

Escaleras mecánicas de Montjuic y primer viaje en metro

2. Primer viaje en metro. Para nuestras niñas, que vienen de una ciudad pequeñita, lo de montar en metro fue toda una experiencia. Y como fue nuestro medio de transporte habitual, se divertían jugando a adivinar por qué lado vendría el tren y se hicieron todas una expertas contando y controlando las paradas que nos faltaban.

3. Pasear por el Barrio Gótico y el Born. Cuando el papi y yo visitamos hace unos años Barcelona, nos enamoramos de este barrio, de su ambiente, de sus tiendas y barecillos. Pensamos que no nos importaría vivir por allí y, ahora, al pasearlo con las niñas, nos veíamos como muy en nuestro lugar, con esas callecillas, placetas y parques. No tenemos pensado cambiar de ciudad… pero ¿quién sabe?

Paseando por el Born

Paseando por el Born

4. El espectáculo para los sentidos del Mercado de la Boquería. Entrar en el mercado es una explosión de colores y aromas: las frutas, sobre todo, llaman la atención de cualquier visitante e invitan a degustarlas. Y nosotros no nos cortamos e hicimos lo que se esperaba: comprar unos vasitos de frutas (cerezas, fresas y sandía) y algo más para llevar.

Fruta en el Mercado de la Boquería

Fruta en el Mercado de la Boquería

5. Un pic-nic en el Parque de la Ciudadela. Después de un paseo por la ciudad, nos pareció un plan perfecto sentarnos o tumbarnos tranquilamente en el césped del parque para descansar y reponer fuerzas. Íbamos preparados con fruta y cosas para picar así que nos preparamos un pic-nic y nos relajamos poniendo en práctica lo del slow travel: las niñas jugaron, vieron a la gente haciendo malabares, pompas de jabón, equilibrio… ¡y hasta un mamut!

Parque Ciudadela

6. La visita a la casa Batlló. La fachada de Gaudí llamó tanto la atención de nuestras niñas que fueron ellas las que nos pidieron entrar a verla por dentro. Cogieron con toda su ilusión las audioguías y se pusieron a escuchar las explicaciones mientras observaban los detalles de esta maravilla arquitectónica modernista. Es verdad que las peques de 4 años se cansaron en un cierto punto de escucharlas, pero la grande -de 6 años- estuvo muy interesada hasta el final y, ante la insinuación de saltarnos alguna pista, se negó rotundamente. Fue un acierto, sin duda.

Casa Batlló

Casa Batlló

7. El paseo por el Parc Güel. Ésta es una de las visitas obligas de Barcelona, aunque no sé si sabéis que desde hace poco tiempo el acceso a la parte más turística -la diseñada por Gaudí- es de pago y con hora asignada -al menos en las horas de máxima afluencia-. Sin embargo, se puede visitar el resto del parque de forma libre y nos gustó mucho pasear por él, disfrutar de las vistas de Barcelona y descansar un ratito en la zona de columpios.

Park Güell

8. Comprar y ver magia en El Rei de la Màgia. Esta tienda, fundada en 1881, es toda una institución y hoy no se dedica tan solo a la venta de material, sino también a la promoción de espectáculos de magia e ilusionismo. Nosotros, aunque no pudimos asistir a ninguno, sí que entramos en la tienda y la encargada se encargó de enseñarnos algunos trucos especiales para peques y asesorarnos en la compra de algunos. Y a las niñas les encantó la experiencia y volvieron del viaje con toda la ilusión de hacer magia para los abuelos y amigos.

9. Un pic-nic campestre en Montjuic. A pesar de encontrarnos en plena ciudad, teníamos a poca distancia de nuestra casita con ruedas un precioso entorno natural entre pinares: el Mirador de Migdia, en lo alto de Montjuic y a donde llegamos andando, recorriendo todas las construcciones de la zona: estadio olímpico, Jardín Botánico, etc. Nos llevamos la comida y disfrutamos de las vistas y comimos en las mesas de merendero, para recorrer luego la zona hasta el Castillo de Montjuic.

Mirador de Migdia

Mirador de Migdia

10. Conocer a Eva, de Barcelona Colours, y a sus simpáticas niñas, con quienes pasamos una bonita tarde-noche en el Parc Miró y la Fuente Mágica. Encajaron a la perfección las grandes y las pequeñas y no pararon de jugar. De hecho, me sorprendió mucho que su pequeña fuera como un alma gemela -o mejor dicho, trilliza- de las mías y que aguantara su ritmo hiperactivo 🙂 Y me hizo mucha ilusión desvirtualizarla, charlar y soñar con futuros reencuentros.

Parque Joan Miró

Como veis, no se trata de recomendaciones al uso, pues seguramente falten en esta lista muchos de los “indispensables” de una visita a Barcelona en familia, pero esto es lo que más nos gustó y lo que ha quedado en nuestro recuerdo. Pero tranquilos, que seguro que volveremos.

17 Comentarios

  1. papifeliz

    La verdad es que Barcelona es una de esas ciudades en las que no me importaría vivir.

    Responder
  2. Patri_Mallorkids

    Pues me ha encantado! Yo viví varios años en Barcelona y tengo ganas de llevarles. Bonito post! Me quedo con lo de las escaleras mecánicas!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Qué suerte haber vivido Barcelona! ¿Estudiaste allí? Es una ciudad grande, pero a la vez habitable, con mucha vidilla, actividades y montones de negocios “childfriendly”, lo que se agradece… y mucho. Y lo de las escaleras… jajaja, parece una tontería, pero les encantó 😉

      Responder
      1. Patri_Mallorkids

        Es que hasta que volví a casarme a Mallorca di un poquito de vueltas… Estudié en Segovia los primeros años, terminé la carrera en Barcelona, luego me fui a Londres un par de años, volví a Madrid por trabajo y de ahí me trasladaron a Barcelona, dejé mi trabajo y empecé un master en Barcelona, y al acabar me quedé con trabajo. FInalmente volví a Mallorca porque conocí a mi actual marido.. y mi madre uqe no tenía esperanzas de que yo volviera!! 🙂
        Siempre he dicho que para solteros Madrid, y para una vida más cosmopólita o familiar Barcelona.

        Responder
  3. El Caldero de Nimue

    Coincido con Patri_Mallorkids, lo de las escaleras mecánicas me ha conquistado. Y una curiosidad: mi primer viaje en metro también fue en Barcelona. 🙂

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Escaleras mecánicas! jeje.
      Yo creo que el mío fue en París.

      Responder
  4. acenruta

    Enhorabuena. Me gusta el enfoque que le has dado, porque es verdad que cuando se viaja con niños se viaja de otra manera. (Y)

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡Muchas gracias! La verdad es que habiendo tanto escrito sobre Barcelona, prefería contar algo más personal… .)

      Responder
  5. Pingback: Las 10 cosas que encantaron a mis niñas -y a nosotros- de Barcelona | ylastreto

  6. bcncolours

    Que cosas más buenas tiene la blogosfera eh! De repente quedas … Y la familia entera conecta! Conoceros y desvirtualizaros ha sido uno de los hits de este verano. Ahora os debemos una visita!!! 🙂 Muchos besos, Eva (&family)

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      ¡A que sí!? Aquí os esperamos, para llevaros a la Sierra y que os llevéis mejor imagen de ella que la última vez… o para lo que sea 🙂
      ¡Ah! Y lo de veros en el Pirineo también queda pendiente jeje

      Responder
  7. ya sabe quien soy

    Tenemos que ir a Barcelona, está claro. ¡Quiero ser niña para vivirla como ellas! ¿Los abuelos pueden ser niños otra vez? Si, además, la pierna falla…

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      No hay nada mejor que vivir y disfrutar de la vida como un niño, tengamos la edad que tengamos. Y si la pierna falla, pues nos adaptamos y bajamos el ritmo, pero no paramos.

      Responder
  8. Inma Torres

    Me ha encantado esta visión de Barcelona: desde los sentidos y las emociones. Tus peques son maravillosas!

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Gracias guapa. La verdad es que la sinceridad y espontaneidad de mis peques es lo que más me gusta de ellas, que encuentran la felicidad en las pequeñas cosas. Un beso.

      Responder
  9. Pingback: Otras cinco escapadas en familia por España | ConPeques

  10. Pingback: Algunas ideas para visitar Madrid con niños | ConPeques

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *