ConPeques

Imprescindibles con niños en Cuenca

La ciudad de Cuenca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, nos ha parecido un destino genial para pasearla con niños. La parte alta, que constituye el centro histórico y es donde se encuentra la mayor parte de puntos de interés de la ciudad, es asequible para recorrerla a pie, descubriendo sus calles medievales de historia. Nosotros la visitamos en el puente de noviembre y bien se merece al menos un par de días para descubrirla y sacarle todo el provecho posible.

Atardecer en Cuenca

Atardecer en Cuenca

Como íbamos con la autocaravana, la dejamos en el aparcamiento del castillo (la antigua alcazaba  árabe) después de atravesar con ella todo el centro histórico -incluida la Plaza Mayor- y desde allí comenzamos nuestra ruta hacia abajo, desplazándonos de un lado a otro del cerro rocoso que constituye la ciudad antigua, para poder ver desde sus múltiples miradores las dos hoces que lo rodean: la del río Júcar al norte y la de su afluente, el río Huécar, al sur. Y después continuamos no por la calle principal (Calle Trabuco y luego calle San Pedro), abierta al tráfico, sino por una callejuela paralela peatonal y mucho más bonita: la ronda Julián Romero, que nos regaló preciosas vistas, rincones pintorescos y nos llevó al lateral de la mismísima catedral de Nuestra Señora de Gracia.

Callejeo en Cuenca

Callejeando por Cuenca

Tras nuestra experiencia, estas serían nuestras recomendaciones para visitar con peques la ciudad.

  1. Las Casas Colgadas y el Puente de San Pablo. Constituyen el icono de la ciudad y de ahí que sean una visita imprescindible. Hoy día solo se conservan tres de las casas colgadas que antes cubrían toda la fachada de la hoz del Huécar, que se pueden visitar. Una de ellas alberga el Museo de Arte Abstracto de la ciudad. El mejor sitio desde el que contemplar y fotografiar la panorámica de las casas es desde el Puente de San Pablo, construido en hierro y madera en 1902, que constituye un gran atractivo e incluso toda una aventura cruzar, porque suele temblar con el paso de la gente, por lo que a algunas personas les da vértigo y a algunos peques, un poco de miedo.

    Cuenca

    Casas Colgadas

  2. Museo de las Ciencias. Una visita obligada si vas con niños a Cuenca, donde los peques lo pasarán en grande aprendiendo de forma interactiva. La visita se divide en tres partes: el pasado -la creación del universo, el planeta Tierra y la prehistoria, con Pepito, el dinosaurio jorobado del que nos cuentan su historia-, el presente, centrado el desarrollo de las energías renovables y, por último, la exploración espacial, con viaje en 3D incluido en una cronolanzadera. Además de esto, es muy recomendable la visita al planetario, que incluye programaciones infantiles, muy recomendables y didácticas.
  3. Paseo por el sendero panorámico de la hoz del Huécar (desde el castillo al Puente de Hierro). Nosotros hicimos este paseo a la inversa, desde el puente de San Pablo subiendo hacia el castillo, porque nos dijeron que era muy asequible y accesible con niños. Pero no lo es. Es un sendero de tierra, un poco descuidado en algunos tramos, con partes de escalones, lo que dificulta la subida si vas con un carrito (como íbamos nosotros). Los peques llegaron cansados, pero conseguimos entretenerlos contando escalones y jugando. Creo que es más recomendable hacerlo en sentido bajada, pues además, se disfruta mejor de las maravillosas vistas a la hoz, el puente y las casas colgadas.

    Hoz Huécar

    Hoz de Huécar

  4. Paseo por la ronda panorámica hacia la hoz del Júcar. El siguiente paseo puede comenzar en la misma Plaza Mayor, desde donde  se puede callejear hasta la calle Pilares para descubrir el barrio de san Miguel, desde donde asomarse a la hoz del Júcar mientras se sube hacia el barrio del Castillo.

    Cuenca-1

    Hoz del Júcar

  5. Fundación Antonio Pérez. En nuestra última escapada no pudimos entrar, por falta de tiempo, pero recuerdo la visita de la vez anterior y me llamó mucho la atención. Creo que es un lugar muy interesante para acercar el arte a los niños, donde dejarles que investiguen, que dibujen, que imiten, que imaginen y se dejen llevar por la imaginación. Una parte muy interesante de la Fundación es la selección de objetos encontrados de Antonio López, fruto de la gran afición del pintor de recoger objetos curiosos de la calle.

Si, además, disponéis de más tiempo, podéis hacer algunas de las excursiones cercanas por la provincia de Cuenca. La más evidente y cercana sería a la Ciudad Encantada, un paraje natural de formaciones rocosas calizas formadas a lo largo de miles de años que han dado lugar a curiosas formas y figuras. E incluso si nos alejamos más, podríais descubrir las maravillas de la Serranía de Cuenca, como el nacimiento del río Cuervo o el parque cinegético El Hosquillo, que espero que pronto decida permitir el acceso a autocaravanas para que podamos ir a conocerlo.

Desde luego, nosotros nos quedamos con ganas de más, así que volveremos encantados 🙂

Fotografía: Photoraised

 

2 Comentarios

  1. ya sabe quien soy

    Tendremos que volver, y si es con esta guía tan fenomenal pues mucho mejor.

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Gracias, mami <3 A mí tampoco me importaría volver a seguir descubriendo, sobre todo, la serranía.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *