ConPeques

Marruecos con niños: Assilah

La última parada de nuestro viaje en autocaravana por Marruecos de Semana Santa fue Assilah o Arcila, una ciudad situada al norte del país en la costa atlántica a unos 46 km al sur de Tánger. Tanto por sus dimensiones como por su distribución me parece un lugar ideal para ir con niños, puesto que -como otras ciudades costeras marroquíes- no se diferencia demasiado de algún pequeño pueblo costero andaluz. Al fin y al cabo, las mismas aguas bañan nuestras tierras y, no en vano, muchas de estas ciudades costeras fueron en algún momento ocupadas por portugueses o españoles, que construyeron murallas y torres, de las que aun hoy quedan restos. Su medina, por otro lado, no es nada caótica, más bien al contrario, nos pareció limpia y abarcable, con bonitas tiendas de artesanía. La parte nueva, construida durante el protectorado español, tiene amplias avenidas, plazas y un paseo marítimo. Se nota en esto que es un destino eminentemente turístico, con muchos bares y restaurantes con nombres españoles, cuya especialidad es el pescado. De hecho, en verano es un destino muy concurrido, cuando se convierte en sede de un Forum Cultural y de Festivales Internacionales.

Atardecer Assilah

Atardecer en Assilah

Llegamos a la ciudad desde Rabat de noche, nos quedamos en el aparcamiento vigilado que había junto al puerto, donde había bastantes autocaravanas y donde pagamos 40 Dh/noche. Es un sitio tranquilo, muy amplio, con unos servicios a la entrada y a pocos metros de una de las entradas a la medina y las calles llenas de bares.

Graffitis Assilah

Murales callejeros de Assilah

Le dedicamos una mañana a la medina, por la que paseamos tranquilamente, descubriendo entre sus casas blancas, verdes y azules las tiendas de artesanía y  los murales que decoran sus calles obra de distintos artistas que ha ido pasando por allí (incluso hay alguno del granadino Niño de las Pinturas) y callejeando llegamos al camino de ronda de las murallas portuguesas, que lleva hasta el Mirador de Assilah, desde donde se tiene una preciosa panorámica del Atlántico y de la ciudad.

Asilah

Mirador de Assilah

A la vuelta al puerto, nos ofrecieron transporte para llegar a la famosa Playa de las Cuevas, La verdad es que nos apetecía -y a las niñas más todavía- echar un rato de playa y despedir así el viaje. Si hubiéramos tenido coche o furgo, lo ideal habría sido haber ido con vehículo propio, pero con las autocaravanas era más complicado pues el acceso a la playa es por un camino de tierra lleno de baches. Y como éramos diez personas, lo que nos ofrecieron fue un traslado en carro. Toda una aventura, desde luego. Fue un paseo pintoresco y bastante movidito que nos permitió ver las partes menos turísticas de la ciudad, incluido un barrio de chabolas, con una bajada de vértigo a la playa que, sin duda, mereció la pena. Se trata de una amplia playa de arena fina, totalmente salvaje y preciosa. Atlántico puro.

Playa de las Cuevas

Playa de las Cuevas, Assilah

Por todo esto, Assilah puede ser un buen destino para comenzar el acercamiento a Marruecos para aquellas familias que se muestren reticentes a viajar a este país por las diferencias culturales. En este sentido, Assilah no tiene el encanto de los pueblos de interior, más auténticos y menos turísticos, pero sin duda, su cuidada medina y sus preciosas playas constituyen un atractivo más que suficiente. ¿Os animáis?

Fotografía:Conpeques y Photoraised

5 Comentarios

  1. Mayte

    Un pais lleno de contrastes sin duda…nosotros dsbimos en Marrakech en el 2009 con mi hijo de 8 años y ratifico lo q dices,sin problemas de ningun tipo…
    Me ha gustado mucho esta ciudad no me importaria volver

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Gracias, Mayte. A nosotros nos ha encantado las dos veces que hemos estado. Y volvería encantada de nuevo.

      Responder
  2. bcncolours

    Me encanta este viaje!!! Besos

    Responder
  3. El Caldero de Nimue

    Qué pasada. Ayyy..Marruecos me llama….

    Responder
    1. MMar ConPeques (Publicaciones Autor)

      Pues nena, cuando vayáis, avisad, por si nos apuntamos 😉 Marruecos me llama a mí también!

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *