ConPeques

10 consejos para visitar Isla Mágica con niños

Isla Mágica es el parque temático más importante de Andalucía. Creado sobre la infraestructura de parte de la Exposición Universal de 1992, se inauguró en 1997 ambientándose en el Descubrimiento de América, con seis zonas temáticas diferentes más un parque acuático, Agua Mágica, inaugurado en 2014. Las zonas representan escenarios entre lo histórico y lo mítico que conectan los dos continentes: Sevilla, Puerto de Indias; Puerta de América; Amazonia; La Guarida de los Piratas; La fuente de la Juventud y El Dorado. De ahí que los decorados predominantes del parque incluyan carabelas y galeones, zonas selváticas, un antiguo fuerte, así como espectáculos de piratas y búsquedas de tesoros.

Galeones y fuertes en Isla Mágica

Galeones y fuertes en Isla Mágica

Todas ellas incluyen zonas de restauración, máquinas de agua y refrescos y atracciones para peques y grandes, si bien la zona exclusiva para los niños es la Fuente de la Juventud, donde se condensan los columpios para ellos: toboganes, norias y demás atracciones en miniatura.

Toboganes en la Isla de la Juventud

Toboganes en la Isla de la Juventud

Isla Mágica abre de primavera a otoño: en abril y mayo solo los fines de semana y a partir de junio, también entre semana (pensando en las visitas escolares de fin de curso), con horario de 11 a 22 h. Durante el verano (desde que acaban las clases hasta que vuelven a comenzar en septiembre) cierra a las 23 h., salvo el sábado que cierra a las 24. Y a partir de ahí, vuelve a abrir solo los fines de semana hasta final de octubre, coincidiendo con la fiesta de Halloween.

Sapo Saltón en Isla Mágica

Sapo Saltón en Isla Mágica

Además de esta información general, si vais a visitar Isla Mágica con niños quizás os sirvan algunos de estos consejos:

  1. Los sábados de verano es cuando más afluencia hay en el parque, por lo que si podéis elegir, quizás prefiráis evitar colas y masificaciones visitándolo un día entre semana. No obstante, nosotros fuimos precisamente un sábado y no fue tan terrible. Quizás porque casi todo el mundo se fue al parque acuático… Lo que me recuerda:
  2. Evitad ir a Agua Mágica. Podéis ahorraros el dinero extra sin remordimientos. En nuestra opinión, no merece la pena. Es pequeño, no hay espacio con sombras (salvo las hamacas bajo sombrillas que están pegadas unas a otras dando la sensación de sardinas en lata) y, desde luego, no está preparado para familias. Nuestra experiencia allí no fue positiva. Si vas con mochilas y quieres dejarlas en la consigna, vas a tener que hacer una cola muy larga. y no te olvides quitarte todos los pendientes y anillos (por pequeños que sean) porque con ellos no te dejan tirarte por los toboganes. Si vais con niños menores de 8 años, estos podrán usar la única atracción pensada para ellos: el Mini Paraíso, una piscina con toboganes muy bonita donde los adultos (o niños de 9 años o más) no pueden entrar… vaya, ni siquiera meter los pies. Es decir, que si tienes un bebé y quieres remojarte con él allí, sencillamente no puedes. Te queda entonces la piscina de olas, pero suele estar tan llena que no es agradable bañarse ahí. ¿Y los toboganes? Requieren una altura mínima de 1’20, por lo que los peques de hasta 5-6 años seguramente no puedan tirarse por ninguno. Además, nosotros topamos con un socorrista bastante maleducado que intentó amargarnos la tarde (son las complicaciones extra que tienen las familias numerosas de las que prefiero hablaros otro día). En resumen: da la sensación de ser un “quiero y no puedo”. Si queréis ir a un Parque Acuático, id a uno de verdad y no perdáis el tiempo en este. Es mejor quedarse disfrutando en Isla Mágica.

    Mini Paraíso, en Agua Mágica

    Mini Paraíso, en Agua Mágica

  3. No digo nada que no sepáis si afirmo que en Sevilla en verano hace calor… mucho calor. Y aunque Isla Mágica está llena de vegetación, sombras, atracciones de agua y fuentes donde no sólo refrescarse sino bañarse literalmente, conviene ir preparado: llevar gorras, protección solar y ropa de muda, porque aunque esta se seca rápido (y también hay secadores de ropa repartidos por el parque), si os quedáis hasta la noche, puede hacer fresco y no mola ir con ropa húmeda. Y no os olvidéis de beber mucha agua para evitar deshidrataciones. Si se os olvida llevar, podéis comprar en una de las muchas máquinas expendedoras de bebidas. Y en los baños hay fuentes donde rellenar, si no queréis comprar continuamente.

    Juegos de Agua en isla Mágica

    Juegos de Agua en isla Mágica

  4. Conectando con lo anterior, Isla Mágica está pensado para mojarse. Es decir, id preparados: llevad bañador y calzado que se pueda mojar (unas sandalias cerradas de goma serían perfectas) y ropa de secado rápido (vaqueros no). Para las niñas un vestidillo es perfecto y los niños bañador largo y camiseta. En las atracciones no te dejan montarte en bañador ni con el torso descubierto, así que va a haber mucho “quita y pon”. También es útil llevar una bolsa de plástico donde guardar los objetos o ropa que queráis que se mantengan secos… por si acaso.

    Pasos para remojarse en Isla Mágica

    Pasos para remojarse en Isla Mágica

  5. Está prohibida la entrada a Isla Mágica con comida, por lo que o hay que salir a comer fuera y luego volver a entrar (cruzando el río por el Puente de la Barqueta, encontraréis bares cerca) o -lo que hicimos nosotros- ir a alguno de los restaurantes del parque. No esperéis una gran variedad gastronómica, pero al menos los menús no son caros y contienen las típicas comidas que suelen gustar a los niños (pollo y pasta), con menú para celíacos en el Fuerte. Si no queréis hacer demasiada cola en el buffetes recomendable acudir a primera hora (13’30-14’00). Además, hay puestos con perritos calientes, nuggets, bocadillos y demás muestras de comida rápida, que pueden venir bien para la cena. Nosotros nos compramos unos perritos, que estaban ricos y nos los tomamos mientras veíamos el espectáculo final en el lago tan agustito.
  6. Si vais con bebés una buena idea es llevar carrito. Es un día largo y agotador y seguramente al peque le venga bien una siestecita en un momento determinado. Además, os servirá para llevar algunas cosas. Los carritos se pueden dejar cerca de las atracciones si os vais a montar  y recogerlos a la salida. Es sí, no dejéis nada de valor en ellos por si acaso, porque no suelen estar vigilados. Si se os olvida, también podéis alquilar allí uno por 5€ en Atención al Visitante.
  7. Si buscáis un hotel donde alojaros antes o después de la vista a Isla Mágica, os recomiendo el Barceló Sevilla Renacimiento, donde nos alojamos nosotros. Está a menos de 500 metros del parque y pone a disposición de sus clientes un trenecito que te lleva directamente a la puerta de acceso al parque. Además, el hotel ha puesto en marcha el paquete especial para familias “Verano Pirata”, tematizando sus instalaciones al estilo pirata y ofreciendo también animación y juegos para los peques durante las mañanas y las tardes a partir de las 7. Los peques lo pasan grande y los papis pueden descansar también un ratito. Además, nada como relajarse en su piscina antes o después de visitar Isla Mágica para coger fuerzas o recuperarse. Pero además, tiene un producto exclusivo del hotel y que es genial para disfrutar del parque. Se trata de un Pase Express con el que puedes entrar sin colas una vez en cada una de las ocho atracciones más demandadas del parque (Anaconda, Capitán Balas, Ciklón, Dimensión 4, El Desafío, Iguazú, Jaguar y Rápidos del Orinoco).

    Verano pirata en el Barceló Sevilla Renacimiento

    Verano pirata en el Barceló Sevilla Renacimiento

  8. ¿A partir de qué edad está recomendado ir? Los peques pagan a partir de 4 años y la entrada infantil es hasta los 12 años. Respecto a las atracciones, hay poquitas que sean para toda la familia como el Carrusel Mágico, las Carabelas, el paseo en barco “La Travesía” o los espectáculos. Otras están condicionadas a una altura mínima de 0’85 o 0’90 (muchas de ellas acompañados de adultos y con prohibición expresa para menores de 2 años): los Bucaneros, las Llamas, Topetazú (coches de choque), el Tren de Potosí, el Sapo Saltón, los Toneles, Dimensión 4 o Capitán Balas. Los muy peques tienen su espacio en la Isla de la Juventud, donde hay más atracciones sin límite de altura (norias, tiovivos) así como toboganes y fuentes para jugar y refrescarse. Los más grandes ya pueden disfrutar de mayor descarga de adrenalina en los rápidos del Orinoco (0’95 m.), Anaconda, Iguazú, el navío Barbarroja, el Vuelo del Halcón (1’10m.), el Ciklón (1’20), el Jaguar (1’30) o, finalmente, El Desafío (1’40). Dicho lo cual, yo creo que los peques disfrutarían más a partir de los 5 o 6 años, cuando ya se pueden montar en la mayoría de los columpios. Nuestra grande, con 8, ya se pudo montar en todos, incluidos el Jaguar y el Desafío, que le encantaron. Pero eso, claro, depende de cada niño, porque hay muchos a los que les da miedo y no conviene forzar -por un lado- ni infundirles nuestros miedos -por otro-.

    Descarga de drenalina en el Jaguar

    Descarga de drenalina en el Jaguar

  9. Si queréis asistir a espectáculos, mirad bien las horas y acudid con tiempo, porque suelen llenarse y algunos tienen aforo limitado por celebrarse en espacios cerrados. Nosotros al final sólo fuimos a los nocturnos, porque llegamos tarde a uno y en otro vimos que había tanta gente que nos fuimos, pero nos han dicho que están muy bien. El que tiene más demanda es el nocturno en el lago, Frenétiko, y ciertamente merece la pena, aunque es tarde y los peques, después de todo el día, seguramente estén agotados. En este grupo incluyo el cine en 4D de Dimensión 4, que es una opción divertida para toda la familia (recomendado a partir 5 años). Suele tener colas, pero las puedes evitar con el Acceso Express. Buscad un momento en que no estéis muy mojados, porque hay aire acondicionado y además, son asientos de tela como los del cine, por lo que no mola mucho encontrarte una butaca mojada.
  10. Por último, si queréis evitar colas y aglomeraciones es recomendable tener algunas cosas en cuenta. El parque se va abriendo paulatinamente por zonas, por lo que se “obliga” a la gente a hacer el mismo itinerario. No obstante, si llegáis temprano, encontraréis menos colas en atracciones como Anaconda, Cicklón o El Desafío. Por suerte, las atracciones para niños no suelen tener muchas colas (para la que tardamos más fue para las Abejitas Zum Zum) y, además, en verano, durante el día la mayor parte de la gente va al parque acuático (que ya os he recomendado que ignoréis), lo que hace que no haya tanta gente por el resto del parque. Pero como cierra a las 20’00, a partir de esa hora, puede haber colas en las atracciones más demandadas. En el caso de encontrar colas, es muy útil el Acceso Expréss. Ya os he comentado que si os alojáis en el Hotel Barceló con su Verano Pirata, que os gestiona las entradas al parque, os proporcionan un Pase Exprés para cada una de las atracciones más demandadas. Pues bien, estas tarjetas se pueden comprar por un precio de 1 o 2 euros en la Tienda de Anaconda, para una atracción en una franja horaria determinada  (Anaconda, Capitán Balas, Ciklón, Dimensión 4, El Desafío, Iguazú, Jaguar y Rápidos del Orinoco). Isla Mágica Familiar

Y ahora sí, solo me queda animaros a que vayáis a pasar un día divertido y refrescante en Sevilla. Lo vais a pasar genial 🙂

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *