ConPeques

Ruta por la Suerte de Fuente Alta en Sierra Nevada

Nuestro último descubrimiento por los senderos de Sierra Nevada ha sido esta preciosa excursión por las inmediaciones de la Suerte de Fuente Alta, que aparece entre las propuestas de los senderos para hacer en Sierra Nevada en verano y que también está habilitado como circuito de bicicletas de montaña. Las “suertes” son cortijadas o asentamientos que habitaban los antiguos pobladores de Sierra Nevada, entre las que destaca la de Fuente Alta, que ha sido rehabilitada y acondicionada como centro de recepción de visitantes y museo etnográfico, donde se organizan talleres medioambientales.

Suerte de Fuente Ata

Suerte de Fuente Alta, museo etonográfico

El sendero parte del kilómetro 32 de la carretera A-395 (la que sube hacia el CAR y la Hoya de la Mora), desde donde se llega a unos 700 metros -a través de una pasarela sobre un pequeño humedal lleno de bichitos- a la Suerte de Fuente Alta, donde se encuentra el museo (cerrado cuando nosotros fuimos… supongo que los abren para grupos y actividades concretas), una zona de picnic, así como una gran explanada que imagino ideal para jugar con la nieve en invierno.

Sendero que lleva del aparcamiento a la Suerte de Fuente Alta

Sendero que lleva del aparcamiento a la Suerte de Fuente Alta

Desde ahí se inicia una ruta circular que puede llegar a alcanzar unos 7 km, si bien se puede acortar, como hicimos nosotros, ya que se nos hizo un poco tarde, el sol empezaba a picar y queríamos volver a comer. Nosotros recorrimos la mitad del recorrido, la que transcurre en su mayoría por un bosque denso de coníferas y nos pareció muy bonita y asequible. Como hay un desnivel de 125 metros en la ruta, quizás conviene comenzar con la subida -cuando estamos llenos de energía- para hacer la parte de de bajada al final -cuando los peques están ya deseando volver-. Por eso conviene tomar el sendero que sale por encima del cortijo, en un lateral de este, y llegar por el que se encuentra en la parte baja. De todas formas, nosotros lo hicimos al revés porque no vimos el acceso y tampoco estuvo mal. Los senderos se identifican porque tienen un torno metálico giratorio para evitar que entren animales al recinto.

En violeta, itinerario que seguimos por la Suerte de Fuente Alta

En violeta, itinerario que seguimos por la Suerte de Fuente Alta

La primera parte del trazado transcurre por un bosque de pinos de repoblación donde nos entretuvimos a recoger ramas de las que había por el suelo para construir una cabaña “para los animales del bosque”. Nos llevó un rato, pero fue divertido. Y además, en ese espacio de tiempo vimos una par de cabras montesas con su buen par de cuernos, una de ellas tan cerquita ¡que se llevó un susto enorme al vernos!

Sendero por el pinar

Sendero por el pinar

La siguiente parte del recorrido transcurre por un sendero más ancho, pero sin árboles -por lo que en verano hay que tener cuidado con el sol-. La vegetación que encontramos es el matorral típico de alta montaña, resistente a las altas temperaturas que sufre en verano, como aromáticas y arbustos. Esta es la parte que acortamos, porque hacía calor y empezábamos a tener hambre, por lo que encontramos un sendero que tenía pinta de unir el camino de arriba con el de abajo y así cerramos el círculo, volviendo por la otra parte del bosque y disfrutando de una preciosas vistas del Veleta que alzaba ante nosotros.

Sendero de vuelta con el Veleta al fondo

Sendero de vuelta con el Veleta al fondo

zona-picnic-fuente-alta

Zona de picnic con vistas al Veleta

Finalmente, la zona de picnic de la Suerte de Fuente Alta viene genial para descansar, tomar unos bocadillos y jugar por la zona, con las mismas vistas al Veleta que disfrutábamos en el camino de vuelta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *