ConPeques

Cómo escuchar la Berrea en Granada

El comienzo del otoño se relaciona con la época de la berrea del ciervo, que suele comenzar después de las primeras lluvias para extenderse a lo largo de unas tres semanas aproximadamente, durante el mes de octubre. La berrea es el periodo en el que el ciervo macho trata de conquistar a un harén de hembras -que darán a luz a sus crías en primavera-, para lo cual debe hacerse valer ante el resto de machos gracias a su potente bramido y, en ocasiones, recurriendo también a duros combates singulares en los que los machos luchan hasta el agotamiento. No son duelos sangrientos, pero sí largos, por lo que es el macho más resistente el que sale vencedor por la extenuación del adversario. Hay que tener en cuenta que, mientras que la hembra en este momento se preocupa por tener una alimentación adecuada para el invierno y el previsible embarazo, los machos apenas comen durante estas semanas, preocupados tan solo por el cortejo, por lo que después de tres semanas pueden estar débiles.

Berrea del ciervo (Imagen de la Ventana del Visitante)

Berrea del ciervo (Imagen de la Ventana del Visitante)

Si bien hay parques naturales por el sur de la península donde la berrea es -quizás- más espectacular o visible, como en el Parque Nacional de Cabañeros o en Cazorla, también en la provincia de Granada hay dos espacios donde es posible oírla, como en el Parque Natural de la Sierra de Baza y en el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, que comparten las provincias de Granada y Málaga. Lo cierto es que en este último, el ciervo no es una especie autóctona, sino que ha sido fruto de repoblaciones, ya que estas sierras son territorio de la cabra montés, pero se ha adaptado bien a la zona y ahora es posible seguir su ritual de apareamiento también aquí.

Nosotros aprovechamos una de las actividades que propone la Ventana del visitante de los espacios naturales protegidos de Andalucía, para conocer una parte que no conocíamos de la Sierra de la Almijara  y disfrutar de un recorrido guiado para escuchar la berrea. La actividad partía desde el Punto de Información de La Resinera, en el municipio de Arenas del Rey, cerca de las poblaciones de Fornes y Jayena. Se trata de un centro de recepción de visitantes construido sobre una antigua fábrica de resina, que era el sustento económico de muchas familias de la zona hasta que tuvo que cerrar tras un incendio. Desde ahí organizan muchas visitas, excursiones y actividades interesantes en este entorno natural tan bonito.

La Resinera (Imagen de la Ventana del Visitante)

La Resinera (Imagen de la Ventana del Visitante)

El itinerario que proponen se puede hacer cómodamente a pie. Se trata de un recorrido lineal de unos 6 km (ida y vuelta), por un camino forestal de tierra que llega -después de un par de kilómetros de ligera pero continua subida- a una explanada desde la que se pueden escuchar a los ciervos. Lo bueno de hacer esta salida con guía es que te van dando algunas nociones sobre la vida de estos animales y te dicen dónde hay más posibilidades de oírla, sobre todo si no se conoce la zona, si bien también sería posible hacer la excursión por libre, dejando el coche en la Resinera y comenzando la ruta desde allí, donde te podrán dar indicaciones.

Camino forestal

Camino forestal entre pinares

Es importante advertir -sobre todo por las expectativas que se pueda generar en los peques- que nadie te asegura que vayas a poder ver a los ciervos. Estos se esconden y camuflan bien, por lo que sólo con teleobjetivos y buenos prismáticos podrían ser visibles. Pero sí que pueden oír si vas en el momento y al lugar adecuados. Aún así hay factores que influyen negativamente, como la presencia de cazadores furtivos, que pueden ahuyentar a los animales con sus disparos. A nosotros nos pasó: en cuanto los escuchamos a los ciervos por primera vez, se escucharon tres tiros a lo lejos… Y nos temimos lo peor. Sin embargo, continuamos nuestro camino y después de una hora pudimos distinguir bien la berrea de tres ciervos distintos, de ubicaciones e intensidades diferentes.

Y ahora, nuestros consejos para disfrutar de esta actividad:

  • Aunque no es obligatorio, si no conoces la zona, puede ser buena idea ir acompañado de un guía o formar parte de una actividad organizada que te pueda llevar a los mejores sitios.
  • La berrea se produce a primera hora de la mañana o tras el atardecer. Nosotros preferimos el momento final del día: se sale por la tarde, se disfruta del atardecer en plena naturaleza y dejas que la noche caiga, de forma que te encuentras bajo un espectacular cielo estrellado a la vez que te llegan los sonidos de la naturaleza.

    Berrea al atardecer

    Berrea al atardecer

  • Es recomendable llevar ropa de abrigo: mientras hay sol, la temperatura en estas fechas es muy buena, pero en cuanto este se pone, la temperatura baja radicalmente y más, si después de la caminata, te sientas a la intemperie. La ropa, además, debe ser cómoda tanto para caminar como para estar sentado. Si vais bien de peso en la mochila, puede ser buena idea llevar una manta para ponerla en el suelo para sentarnos.
  • Hay que llevar abundante agua para el camino, comida para merendar y también para cenar, pues vamos a estar cerca de una hora sentados escuchando -o no- y comer algo es un buen entretenimiento que se puede hacer en silencio.
  • Es importante contarles a los peques lo que vamos a hacer: se trata de un “espectáculo” de la naturaleza no programado, por lo que puede ser que después de todo el paseo, no se oiga nada. Además, como he dicho antes, es difícil que se vean los ciervos: lo que vamos a hacer es oír su berrea e imaginar lo que está pasando. Puede ser divertido -si se escuchan varios bramidos- intentar averiguar de dónde proceden aproximadamente y cuál creen que es el que va a conseguir conquistar a las hembras, según la potencia del bramido.

    Aprendemos y jugamos con las cuernas de los ciervos

    Aprendemos y jugamos con las cuernas de los ciervos

  • Para escuchar la berrea hay que estar en silencio: es un buen momento para relajarse, tumbarse, mirar las estrellas y hasta cerrar los ojos -¡sin dormirse, claro, que luego hay que volver a pie!-, pero no nos podemos poner a jugar o dar voces porque podemos ahuyentar a los animales.
  • La vuelta al coche se produce en plena noche, por lo que las linternas son obligatorias. ¿Por qué no nos lo tomamos como una aventura nocturna? Se puede aprovechar para comentar la actividad y o que hemos oído, para seguir intentando escuchar a los animales, para identificar constelaciones… o lo que se nos ocurra.
  • Por el tipo de actividad -caminata nocturna, necesidad de silencio y posible decepción por no satisfacer las expectativas creadas- quizás no sea una actividad muy recomendable para muy peques, pero vaya, estas cosas las valoran las familias mejor que nadie.

Para nosotros fue una bonita experiencia. ¿Os animáis a hacerla?

2 Comentarios

  1. Punto de Información La Resinera

    Muchas gracias a “Con peques” por confiar en nosotros y participar en nuestras actividades y sobre todo recomendarlas. ¡Os esperamos en próximas actividades!
    Un saludo.

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      ¡Volveremos! El entorno natural es precioso y tenemos ganas de seguir descubriéndolo 😊

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *