ConPeques

Camino de la Fuente de la Bicha y la ribera del Genil

Una excursión con niños típica es la del camino de la Fuente de la Bicha, un camino que transcurre paralelo al río Genil que se puede comenzar desde donde más nos interese, así como avanzar hasta que nos cansemos. Se trata, pues de una ruta lineal que se puede adaptar según las edades de los peques o el tiempo que le queramos dedicar.

Camino de la Fuente de la Bicha

Camino de la Fuente de la Bicha

El nombre de la fuente procede del llamado manantial de la Culebra, así que tranquilos, no se debe a la presencia abundante de este tipo de reptiles por la zona, que aunque los haya, no se dejarán ver fácilmente ya que  prefieren esconderse de los humanos. Se trata de una fuente que recoge el agua de los arroyos subterráneos de los cortados del Serrallo, procedentes del deshielo de la nieve de Sierra Nevada, y que hoy día deja escapar sólo unos hilos de agua cristalina de cierto sabor amargo y ferruginoso. Sin embargo, es conocida desde época nazarí y era uno de los antiguos suministros de agua de la ciudad, donde acudían los aguaderos a llenar sus cántaros para llevarlos a la ciudad.

El paseo puede comenzar desde el complejo deportivo Bola de Oro, que tiene zona de parque infantil y que es donde realmente comienza el “Paseo Fuente de la Bicha”, si bien desde el Puente Verde existe el paseo junto al río que muchos conocen como “la ruta del colesterol”, y que está incluido entre los Itinerarios Saludables del Ayuntamiento de Granada, con un total de 4’4 km (ida y vuelta).

La ruta transcurre por un paseo de tierra muy transitado -especialmente los fines de semana- que se puede recorrer tanto a pie como en bici, con algunas zonas sombreadas. Para llegar a la fuente de la Bicha hace falta tomar un desvío del camino principal, un camino de tierra a la derecha que está justo antes de un puente de madera que cruza el río para seguir el paseo por la vertiente izquierda. Se pasa por debajo de la carretera que va hacia la Sierra y comienza una ligera ascensión que culmina en la fuente, una zona de umbría donde poder descansar y refrescarse.

Pero la ruta puede continuar- si nos encontramos con fuerzas- volviendo a la ribera del río Genil y recorrerla en dirección a Cenes de la Vega. Se trata de un camino de tierra, con zonas de sombra a un lado y huertas al otro, muy llano y asequible para los peques. Un paseo especialmente bonito en otoño, cuando los colores de los álamos se tiñen de amarillos, naranjas y ocres.

Río Genil en otoño a su paso por Cenes de la Vega

Río Genil en otoño a su paso por Cenes de la Vega

Una vez que llegas a la zona del merendero de Cenes (otro punto donde es posible dejar el coche y comenzar la ruta) el paseo se vuelve más verde y se abren caminos y senderos hacia el río por los que explorar y jugar. Por la zona, además, es habitual encontrar gente paseando a caballo, puesto que hay un centro hípico por la zona, además del Mascotario, donde os podéis acercar a ver sus animales.

En bici por Cenes

En bici por Cenes

Nosotros hemos llegado incluso por este camino hasta Pinos Genil, que está a unos 9-10 km del inicio de la ruta, por lo que el día que la hicimos llegamos a hacer cerca de 20 kilómetros con un grupo de niños de 6-8 años (más otros más peques que fueron la mayor parte del trayecto en las mochilas, aunque también hubiera sido posible llevarlos en carros todoterreno). La vuelta -que creíamos que iba a ser lo más duro- se la tomaron los peques como una carrera ¡y la hicieron corriendo la mayor parte!

Cuando digo que se lo tomaron como una carrera, lo decía en serio...

Cuando digo que se lo tomaron como una carrera, lo decía en serio…

Habíamos barajado la idea de coger un autobús de línea de vuelta a la ciudad, pero al final nos atrevimos con la vuelta a pie ¡y fue genial! La parte final de este recorrido trascurre por un bosque súper bonito y agradable. Y además, lo bueno de llegar a Pinos Genil es que te reciben sus múltiples bares con terraza junto al río donde tomar algo para recuperarse.

Camino entre bosques por Pinos Genil

Camino entre bosques por Pinos Genil

Como veis, la zona da para muchas opciones: hacer la primera parte, más cortita; comenzar desde Cenes y dirigirse hacia Granada o hacia Pinos, recorriendo los senderos que bordean el río; o bien llegar hasta Pinos, una ruta más larga, pero que merece la pena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *