ConPeques

Escapada con niños a Sierra de Gata

Uno de los puentes que más aprovechamos para salir con la autovaravana es el de Todos los Santos. Nos encantan estos días en que aún no ha llegado el frío y empiezan a disfrutarse los colores del otoño. En años anteriores hemos estado por el nacimiento del río Mundo y por la provincia de Cuenca, disfrutando de estos entornos naturales tan bonitos. Este año hemos seguido optando por el turismo rural y de naturaleza, por lo que hemos elegido la Sierra de Gata, un pequeño paraíso en el noroeste de la provincia de Cáceres.

Nos atraían esos pueblos de piedra que nos transportaran a un pasado que hubiera quedado congelado, con sus casas tradicionales , su gastronomía, y sus peculiares hablas dialectales a medio camino entre el castellano y el portugués. Además, nos parecía un destino perfecto para descubrirlo en familia, tal y como habíamos visto en las descripciones de algunos posts amigos como Viajando en Furgo, así que seguimos sus consejos y nos decidimos.

Trevejo

Trevejo

Viajábamos con nuestros compañeros de aventuras favoritos, por lo que éramos dos familias numerosas en sendas autocaravanas con peques de entre 3 y 8 años. Antes de salir quisimos planificar un poco la escapada y, como siempre, pensamos en actividades que pudieran motivar a las niñas y, tras mucho leer, nos decidimos por estas dos:

  • Una aventura con tirolinas entre los árboles. Esta actividad la hicimos antes de llegar propiamente a Sierra de Gata, pues no encontramos este servicio en la comarca. Así que nos adentramos un poco en el vecino Valle del Jerte para pasar un rato genial en el Parque Aventura Valle del Jerte: un parque de tirolinas ubicado en el término municipal de El Torno, con distintos circuitos adaptados según las edades -verde, azul y rojo-. El primero es el ideal para los más pequeños: en nuestro caso, los dos peques de 3 y 4 años se lo pasaron en grande. Mientras que las niñas más grandes – de entre 6 y 8 años- fueron unas intrépidas y se animaron a probar los otros circuitos, con algo de ayuda de los adultos, claro, pero con una soltura sorprendente. Los encargados fueron muy amables: cuando los llamamos y les dijimos que íbamos dos autocaravanas, nos recomendaron el acceso para autobuses desde Rebollar y nos ofrecieron incluso quedarnos a pernoctar en la zona. Sin embargo, no era nuestro objetivo alargar nuestra estancia en el valle y continuamos con nuestra ruta.

    Parque Aventura Valle del Jerte

    Parque Aventura Valle del Jerte

  • Una visita a una granja-quesería para convertirnos en pastores-queseros por un día. Contactamos con José María de Mi Sierra de Gata y elegimos esta actividad de entre las que nos recomendó porque siempre el contacto con los animales es un acierto seguro para las niñas. Nos llevaron en un todoterreno a una quesería familiar próxima a Perales del Puerto. La actividad comenzaba temprano para poder llegar a participar en el momento del ordeño de las cabras. Actualmente este proceso se hace de forma mecánica para poder mantener un mínimo de producción que sea rentable, sin embargo, pudimos probar el modo tradicional y ordeñar a las cabras a mano para comprobar su dificultad… ¡pero lo conseguimos! Además, tuvimos la suerte de que había un par de cabritillos recién nacidos que “sufrieron” los cuidados y cariñitos de las niñas, que disfrutaron de lo lindo. Después de ordeñar a las cabras, nos enseñaron cómo se elabora el queso fresco con la leche recién ordeñada. Echamos en falta que la actividad fuera más participativa y que pudiéramos colaborar en la elaboración, pero aún así, fue interesante ver el proceso.

    Jugando con los cabritillos en la Quesería

    Jugando con los cabritillos en la Quesería

Al margen de estas actividades, especialmente pensadas para las peques, pudimos disfrutar de los maravillosos pueblos de la Sierra de Gata, entre los que recomendamos:

  • San Martín de Trevejo. Es un pueblo con una cuidada arquitectura de piedra tradicional, en donde destacan las preciosas casas de piedra con los tocones de madera que recuerdan a las casas medievales, la plaza porticada, la iglesia de San Martín de Tours y la pequeña ermita de la Cruz Benita, junto a la que tuvimos la suerte de poder aparcar y pernoctar. Además de pasear por sus callejones por donde corre el agua, se pueden hacer excursiones por los bosques de los alrededores. Una de sus peculiaridades es el habla de sus amables habitantes, que por su cercanía con Portugal es una mezcla entre el castellano y el portugués: la fala, y resulta curioso oírla.

    El agua está siempre presente en San Martín de Trevejo

    El agua está siempre presente en San Martín de Trevejo

  • Trevejo. Es una pequeña aldea medieval que ha quedado como parada en el tiempo. Sin apenas habitantes, tan solo encontraréis en este pueblo un bar y pocas casas habitadas, la mayoría de las cuales preparadas como alojamientos rurales. El encanto el pueblo es innegable y su principal atractivo es el castillo-fortaleza del siglo XII origen árabe, que fue ocupado posteriormente por la Orden del Temple y la Orden de Santiago. Fue nuestro escenario especial para disfrutar de una tarde de Halloween terrorífica 🙂

    halloween-en-san-martin-de-trevejo

    Halloween en el Castillo de Trevejo

  • Robledillo de Gata. Es el pueblo más turístico de Sierra de Gata, pese a lo cual ha sabido mantener su autenticidad tanto por su arquitectura de sierra, con bonitas casas de piedra, como por su entorno, enclavado en mitad de un valle. Es imprescindible callejear por su estrechas calles por las que no transitan los vehículos y en los que encontraréis rincones con encanto. Nosotros comimos en la Bodega del Marqués y nos encantó: la carne a la brasa estaba riquísima, especialmente el secreto de ternera (¡no dejéis de probarlo!), el trato fue muy bueno y, además, su ubicación junto al río le da un toque especial y pintoresco -especialmente si coméis fuera-.

    Callejuelas de Robledillo de Gata

    Callejuelas de Robledillo de Gata

  • Torre don Miguel es otro típico pueblo de sierra con un bonito entorno por el que hacer senderismo, que sirve de ejemplo de las distintas poblaciones que han pasado por ahí, árabe, judía y cristiana. Conserva una sinagoga y el antiguo barrio judío, así como una plaza mayor donde está la iglesia. En realidad todo el casco histórico merece la pena. Pero lo que más nos ha gustado de esta localidad es que dispone de una bonita área para autocaravanas en las afueras del pueblo, en una zona tranquila, con zona de descarga, sombras y zona verde, junto a un parque infantil. Un punto para los pueblos que apuestan por el turismo itinerante 🙂

    Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Torre don Miguel

    Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Torre don Miguel

  • Descargamaría es otro pequeño pueblo por el que pasamos de camino de Robledillo de Gata, en el que hay una piscina natural muy colorida para refrescarse en verano. Nosotros paramos para dar un pequeño paseo a una cascada, que nos había recomendado José María, de Mi Sierra de Gata, y leugo continuamos nuestra ruta.

    Ruta por Descargamaría

    Ruta por Descargamaría

Y es que aunque nosotros no fuimos en verano, es importante señalar que cada pueblo de la sierra dispone de piscinas naturales en los alrededores, creadas a partir de los numerosos ríos que transcurren por allí. Algunas de ellas suelen tener chiringuitos o mesas de merendero para pasar el día y refrescarse en los días de calor: un plan imprescindible si viajáis con niños a Sierra de Gata en verano.

Piscina natural de Descargamaría

Piscina natural de Descargamaría

 

8 Comentarios

  1. Loli

    Veo que disfrutasteis mucho de vuestro viaje a sierra de Gata. La verdad es que es un lugar espectacular y tan chulo para ir con los peques…

    Me alegra mucho que nuestro post os haya sido útil.

    ¡A ver si nos vemos algún día #ontheroad!

    Un fuerte abrazo familia!!

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      Sí!!! Estuvimos genial. Y qué bien vienen los post de las familias blogueras para organizar escapadas 😊
      Un saludo y nos vemos on the road.

      Responder
  2. Ruth

    K subidon leerlo hoy y k ganitas de 3, 2, 1 …viajando 😝

    Responder
    1. MMar Conpeques

      Jejeje sí que se había hecho esperar. A mí me han vuelto a dar ganas de coger la autocaravana y recorrer mundo ☺️ ¡pero con vosotros! (Que mola más) 😘😘

      Responder
  3. Laura Mostazo

    Qué bonito! Habéis recorrido algunos de mis pueblos favoritos 🙂 Yo soy de Cáceres. Las fotos son preciosas y las recomendaciones de 10.

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      ¡No sabía que eras de allí! Es una provincia preciosa. La seguiremos descubriendo 🙂

      Responder
  4. Carlos Mora

    Hola. Me alegra que os gustara la sierra de Gata y mi pueblo, San Martín de Trevejo, sólo puntualizar que nuestra lengua no es una mezcla de portugués y castellano, si no una derivación del galaico-portugués medieval traido por los colonos de la repoblación tras la reconquista desde Orense y León. De hecho está reconocida como una variante del gallego por la academia de dicha lengua, en la que junto a Eljas y Valverde tenemos representantes. También decirte que es la lengua minoritaria de Europa con mayor tasa de hablantes, en torno al 97 por ciento. Saludos.

    Responder
    1. MMar Conpeques (Publicaciones Autor)

      ¡Qué interesante! No sabía que se consideraba una variante dialectal del gallego reconocida y que tenía tan alto porcentaje de hablantes, aunque sea en una zona limitada. Muchas gracias por tu aportación. Es importante mantener la memoria y la historia de nuestra tierra. Un saludo.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *